Trinidad Nogales destaca en Toledo a Vostell como impulsor del arte contemporáneo en Extremadura

Comparte en redes sociales

La consejera de Educación y Cultura, Trinidad Nogales, ha destacado en Toledo el impulso que el artista alemán Wolf Vostell imprimió al arte contemporáneo en Extremadura, donde “construyó unas auténticas autopistas culturales que conectaron a nuestra comunidad autónoma con importantísimos focos internacionales, como Berlín, Colonia o París”.

La consejera Nogales  ha estado presente en la inauguración de la exposición ‘Shoah. 1492-1945. En memoria de la expulsión de los judíos españoles y de las víctimas del Holocausto’, que se podrá ver en el Museo Sefardí de Toledo hasta enero de 2015.


A partir de esta “base tan sólida”, tal y como ha destacado Nogales, Extremadura siguió creciendo en torno al arte contemporáneo ofreciendo en la actualidad un amplio panorama que además del Museo Vostell-Malpartida se complementa con la Galería Helga de Alvear en Cáceres o el Museo Extremeño e Iberoamericano de Arte Contemporáneo (MEIAC) en Badajoz, además de actividades de gran interés como el encuentro forosur_cáceres.

En la inauguración de esta exposición, en la que se puede ver la última gran obra pictórica creada por el artista alemán en 1997, la consejera de Educación y Cultura ha estado acompañada por el consejero de Educación, Cultura y Deportes de Castilla-La Mancha, Antonio Marcial Marín; la subdirectora general de Promoción de las Bellas Artes del Ministerio de Educación, Cultura, y Deporte, Begoña Torres, y el Delegado del Gobierno de España en Castilla-La Mancha, Jesús Labrador. Además también ha asistido Mercedes Guardado, viuda de Vostell, y la directora del Museo Vostell-Malpartida, Josefa Cortés.

‘SHOAH 1492-1945’


Trinidad Nogales también ha destacado en su intervención la necesidad de que las instituciones trabajen “sumando esfuerzos” para ofrecer nuevas ofertas culturales, al igual que ha ocurrido en esta muestra en la que han colaborado el Museo Vostell-Malpartida y el Museo Sefardí de Toledo.

De este modo, durante un año se podrá ver en la Sinagoga del Tránsito en Toledo, este homenaje que hizo Vostell a los judíos que fueron expulsados en el año 1942 así como a las víctimas del Holocausto, trazando un “puente de más de 500 años sobre ese mar de lágrimas de las víctimas sojuzgadas, expulsadas, perseguidas y masacradas”, tal y como señaló el propio artista.

Esta obra de grandes dimensiones, roza los siete metros de largo y los tres de altura, consiste en un tríptico realizado en acrílico y hormigón y durante este año multiplicará su mensaje al iniciar un “diálogo único” con el entorno en el que se expone, ya que la Sinagoga del Tránsito del Museo Sefardí se dejó de utilizar definitivamente como sinagoga en el año 1494, tras la expulsión de los judíos a la que hace referencia la creación de Vostell. “Este entorno, sin duda, amplifica el grito de denuncia que hizo Vostell en este inmenso tríptico”, según ha indicado la consejera.

Trinidad Nogales anima a visitar esta exposición, comisariada por Alfredo Mateos Paramio, “en la que podemos ver la genialidad del artista”. “Vostell encontró en el arte la mejor herramienta para denunciar esas miserias humanas que se repiten a lo largo de la historia”, dice Nogales, y que “nos recuerdan una y otra vez la devastación que es capaz de provocar el ser humano”.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.