Condenan a Bankinter a pagar 32.750 euros por un bono suscrito en dólares americanos

Comparte en redes sociales

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 4 de Cáceres ha condenado a Bankinter por la indebida comercialización de un Bono estructurado, suscrito en dólares americanos, a un cliente extremeño, obligando a la entidad a devolverle 50.000 dólares americanos, al cambio, 32.750 euros aproximadamente, más intereses legales desde la suscripción del producto, compensando por los abonos recibidos.

Según
ha explicado el delegado de Ausbanc Consumo en Extremadura, Juan Luis Picado, los
bonos y/o depósitos estructurados son productos complejos, calificados como tal
por la CNMV, cuya rentabilidad e importe invertido derivan de la evolución de
determinados subyacentes (acciones, índices bursátiles, tipos de interés,…).

 

En
el presente caso existía la particularidad de que el producto había sido
emitido en otro país de la UE e introducido en España, sin estar registrado
previamente ni el folleto ni el tríptico informativo.

 

Ha
destacado que el test de conveniencia, requisito esencial que exige la
normativa bancaria para valorar el perfil del cliente y su adecuación al
producto comercializado, fue falseado 
por la propia Entidad Financiera.

 

Y
el contrato, ha añadido, carecía de fecha y de la firma de uno de los cotitulares
del mismo

 

La
propia complejidad del producto quedó ampliamente demostrada, ha dicho Picado,
en el acto del juicio seguido en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción
nº 4 de Cáceres.

 

A
la pregunta insistente de la Magistrada sobre la complejidad del producto, el
comercial de la entidad que vendió el bono contestó que “si explicaba la
complejidad del producto y sus riesgos no lo compraba ni el director general
del Banco”·

 

Previa
a la acción judicial, el afectado cursó reclamación ante la CNMV, y este máximo
organismo de supervisión bancaria dictaminó que Bankinter se había apartado de
las buenas prácticas bancarias en la comercialización del Bono Welcome USD.

 

No
obstante, y a pesar de referida resolución, la entidad hizo caso omiso a las
indicaciones de la CNMV, en detrimento de los intereses de su cliente.

 

Desde
la Delegación de Ausbanc Comsumo, ha indicado el delegado, se han detectado numerosos afectados por la
comercialización de bonos y/o depósitos estructurados, productos muy complejos,
cuya rentabilidad e importe invertido derivan de la evolución de determinados
subyacentes (acciones, índices bursátiles, tipos de interés,…).

 

En
muchos de los productos comercializados por las Entidades Financieras, las
pérdidas para el cliente pueden ascender a casi la totalidad del importe
invertido, por ello Ausbanc Consumo, aconseja a todas aquellas personas afectadas
por este tipo de producto que reciban el asesoramiento profesional oportuno.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.