INDECISIONES

Comparte en redes sociales

Últimamente ha habido acontecimientos
suficientes, que a la hora de escribir una columna como esta y dar una opinión,
se hace difícil elegir por cuál de ellos. El primer
  foco de noticias puede situarse sobre la
Convención Nacional del Partido Popular en Valladolid, me apetecía asistir a
ella, no sólo por lo que significa en sí el ambiente en el que se desenvuelve,
sino por la necesidad de estar cerca de quienes actualmente deciden la vida
nacional y soportan todas las responsabilidades.

 

 Valladolid es muy frío y un reciente
constipado, con pinta de bronquitis, me ha obligado a refugiarme, pues todavía recuerdo
aquel octubre de 2004, que asistí en Valladolid a presentar una Ponencia, en un
Seminario convocado por la Organización Iberoamericana de Cooperación
Intermunicipal , al que fui invitado por el Alcalde de la ciudad –que sigue
siéndolo- Javier León de la Riva, y Vicepresidente de la OICI, compañero en el
Comité Ejecutivo Nacional de la Federación de Municipios y Provincias, con el
que mantenía una identificación,  forjada
gracias a nuestra común defensa del municipalismo.

 

   Tuve que adelantar mi exposición allí, dado
que sentía un malestar que me hacía difícil mi permanencia en los actos que se
celebraban, por lo que volví a Cáceres, inmediatamente después de mi
intervención, que duró cerca de dos horas y, que por cierto estuvo animada por
la cantidad de representantes de países Iberoamericanos que tuvieron a bien
intervenir  con respecto a mi ponencia y
recuerdo también que muchos de ellos, mostraron un interés y admiración por la
Ciudad de Cáceres. Aquel viaje lo realicé en malas condiciones físicas, tal es
así que a los pocos dias ingresé en el Hospital Clínico de Salamanca, donde
permanecí hospitalizado todo un mes.

 

    La Convención que el Partido Popular ha
celebrado este último fin de semana, ha servido  para “activar” los ánimos de la
gente, y para  poner en común todo el sentimiento
de dos años de esfuerzos realizados por una formación política, que ganó unas
elecciones para realizar una política distinta a la de su programa pero exigida
por las circunstancias que se encontraron al llegar.

  Con
toda seguridad al finalizar la Convención, los participantes han salido a la
calle  contagiados de ilusión, por haber
hecho lo que había que hacer como mejor forma de servir a una sociedad que le  dio la más grande mayoría a un Partido en unas
elecciones. La confianza en sí mismo ha aumentado y se han cargado las
“pilas” para lo que queda de legislatura y para afrontar lo mucho que todavía
hay que hacer

 

  La no asistencia del ex presidente  Aznar, la renuncia de Jaime Mayor Oreja y la
baja de      valiosos militantes, como al
parecer ha hecho Alejo Vidal Cuadra,  se
ha notado, y se han lanzado mensajes positivos sobre la intención de puertas
abiertas. Algunos han querido movilizar opiniones en provecho propio dando
sentido a esas ausencias y sacar consecuencias de fracturas en el Partido
Popular, cuando a todo esto hay que darle el sentido que tiene y sacar las
consecuencias adecuadas, cuando no ha asistido por ejemplo Felipe González o
incluso recientemente Rodríguez Zapatero a algún acto del Partido Socialista,
no se han producido tantos asombros como en este caso.

 

 

 

 


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.