El GOBEx apoyará con un salario de 450 euros a todas las mujeres que sufran violencia de género y carezcan de recursos económicos

Comparte en redes sociales

El Gobierno de Extremadura apoyará con un salario de 450 euros, durante nueve meses, a todas las mujeres que sufran violencia de género en la región y carezcan de recursos económicos, además de ofrecerles otra ayuda de 80 euros por cada hijo menor de edad.

[Img #33948]Esta es una de las medidas anunciadas por el presidente José Antonio
Monago tras la firma de un protocolo de actuación entre el Ejecutivo
regional, la Delegación del Gobierno y la Federación de Municipios y
Provincias de Extremadura para el seguimiento y protección de los casos
de víctimas de violencia de género en la región.

Además del presidente extremeño, firmaron el protocolo el delegado
del Gobierno en la Comunidad Autónoma, Germán López Iglesias; y el
presidente de la FEMPEX, Fernando Pizarro.

El presidente extremeño justificó la concesión de un salario a las
mujeres que hayan sufrido violencia de género en que “queremos facilitar
la independencia económica de las víctimas frente a sus agresores
porque creemos que más independencia es más seguridad”.

Asimismo, señaló que “cumplir con el objetivo de déficit nos permite
también cumplir con nuestros objetivos sociales” y cifró en un millón de
euros el presupuesto que la Comunidad Autónoma destinará a esta medida.

Para poder optar a las ayudas anunciadas por Monago, las mujeres
deben acreditar que padecen malos tratos mediante una orden de
protección judicial a su favor o  mediante informes del Ministerio
Fiscal, de los servicios sociales o de un centro de acogida “donde quede
constancia de indicios de este tipo de violencia”.

Además, las beneficiarias deben ser mayores de edad o estar
emancipadas, residir en Extremadura y “demostrar que carecen de recursos
suficientes para poder emanciparse de su agresor”.

Además, anunció que el Gobierno extremeño va a construir 22 viviendas
de protección pública para mujeres en situación de acogida y recordó la
suspensión temporal de la obligación de pagar el alquiler de viviendas
sociales durante dos años para las mujeres que hayan sufrido violencia
de género, además de otras ventajas en el acceso a este tipo de
viviendas.

Todas estas medidas están orientadas para favorecer, señaló Monago, a
“uno de los colectivos más vulnerables de la sociedad” e insistió en
que es “una prioridad” para el Gobierno regional. 

ATENCIÓN INTEGRAL

En relación con el protocolo firmado hoy, Monago manifestó que la
formación es uno de los aspectos en el que los profesionales de la
atención a víctimas de violencia de género siempre han puesto mayor
énfasis, por lo que, dijo, “hoy damos un paso más y establecemos una
atención integral con procedimientos de actuación homogéneos en toda la
Comunidad Autónoma que aúnen nuestros esfuerzos en atención, protección y
atención a las víctimas”.

“Queremos sistematizar esta iniciativa y que sea no algo esporádico
sino un modo de ser y un modo de hacer permanentes”, apostilló el
presidente del Ejecutivo.

Monago insistió también en la necesidad de que “haya una coordinación
extraordinaria entre las tres instituciones y uniformidad de criterio”,
ya que, adujo, “no queremos que se produzcan realizaciones dispersas e
inconexas”.

En este sentido, Monago avanzó que gracias a este protocolo se van a
constituir tres modalidades de coordinación: mesas de coordinación
territorial contra la violencia de género; mesas locales de coordinación
para la protección y seguimiento de casos de violencia de género en
municipios donde no haya policía local; y mesas de coordinación policial
en aquellos en los que sí existe.

El delegado del Gobierno, Germán López Iglesias, manifestó que el
Gobierno de la nación contribuirá a este protocolo con la intervención
de las fuerzas y cuerpos de Seguridad del Estado, además de prestar los
recursos ya conocidos como el número de teléfono 016 o la
teleasistencia.

López Iglesias agradeció al Gobierno regional esta iniciativa
dirigida hacia “un colectivo tan sensible” y afirmó que “no podemos
permitir que haya ni una sola víctima más de esta lacra social”.

El presidente de la FEMPEX, Fernando Pizarro, comenzó su intervención
aludiendo a la conmemoración, hoy, del nacimiento en 1808 de Clara
Campoamor, una de las defensoras del sufragio de la mujer, y dijo que
“no hay mejor manera de defender los derechos de la mujer que con las
medidas que acaba de anunciar el presidente del Gobierno de
Extremadura”.

Pizarro insistió en que los ayuntamientos son las administraciones
más cercanas al ciudadano y que su aportación al protocolo estará basada
en “la experiencia y el conocimiento inmediato de la realidad social de
nuestros municipios”.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.