CONSOMÉ DE ESTUDIANTE O CONSOMÉ DE RESACA

Comparte en redes sociales


Desde mi particular punto de vista, en toda casa que se precie hay que tener un consomé o caldito preparado por aquello de evitar (o curar) alguna que otra resaquilla o simplemente por aquello de templar el cuerpo después de la fiesta.

Desde luego no hay mejor caldo que el que se saca de hacer un cocidito o
un puchero. Además como el cocido se
considera pesado, planeamos otros manjares de consistencia “más ligera”

[Img #34015]

Dejo pues aquí una receta que mi sabia madre me dio y que yo gusto de llamar “consomé de resaca o de estudiante”.

IMG_2963.JPG

Ponemos
a hervir agua. Le añadimos 1 muslo de pollo, huesos (salados, de jamón
…), 1 trozo de carne (250 gr.) de ternera de segunda, 2 puerros, 1
zanahoria, 1/2 cebolla, 1 ó 2 dientes de ajo, 1 hoja de laurel y una
pastilla de Avecrem o sal, (y
si tenemos, y para añadir a última hora, cortezas de jamón – en estas fechas siempre hay alguien conocido al que le ha caído una cesta de navidad).
Una vez que haya hervido todo lo dejamos cocer a fuego lento durante
unas horitas. Si tenemos olla expess u olla rápida con 30 min. bastará. 

A la hora de servir, la gente fina antes de tomarlo lo espuma, es decir,
le quita la grasa que queda en la parte superior. A mí,
particularmente, lo que me gusta es que esté potente y por tanto lo que
hago es removerlo antes de tomarlo – que después de las copas, no viene
mal la grasita. Si además le echamos un chorrito de vino de Jerez y la
yema de un huevo … pa morirse del gusto.

Mencioné que me gusta llamar a esta receta “consomé de estudiante” y es
por varias razones: Porque en mi época de tal, algo lo trabajé (¡Ay, qué
bien me vino y Ay, qué tiempos aquellos!). Porque está reducida en
cantidades a un muslo de pollo cuando lo suyo sería poner un pollo
entero – o mejor una gallina –  y porque si no tenemos alguno de los
ingredientes … pues prescindimos de ellos o los suplimos por otros más
baratos: que no hay puerros, pues ponemos más cebolla, que no hay
ternera, pues dejamos cocer el caldo el tiempo suficiente para que
exprima el sabor del huesito del solitario muslo de pollo, que no hay
ajo o zanahoria, pues no pasa nada. Y porque además, con el condumio que
queda del caldo podemos preparar unas croquetas o un paté … pero eso
queda para la siguiente entrada (Si de verdad el consomé es efectivo y
yo sobrevivo a la resaca)

http://recetasmama.blogspot.com.es/search/label/Fina%20%28mi%20madre%29?max-results=30


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.