SI TÚ ME DICES “VEN”

Comparte en redes sociales

Si
me llamaras, iría; dejaría los espacios y la soledad, te buscaría en los
estrenos de los días hasta olerte, perseguiría paso a paso las huellas del
contorno de tus zapatos, comprobaría el dibujo de tus manos que se dejaran
escritos tus futuros en el aire y le pondría prisa a mi sentimiento.

 

        Si
me llamaras, en la tarde o en la noche, en la madrugada o en el ocaso, si me
llamaras con tu voz de amor, si me insinuaras acaso que se han olvidado las
desesperanzas, que vuelve a llover emoción entre los recuerdos, correría a tu
barco y nadaría hacia tus singladuras. O esperaría al tiempo volverse loco
conmigo en la premura del deleite.

 

        Mas
ahora, que estás en mi completa razón, ahora nos sabemos cómo entender nuestras
horas, acariciarlas, mimarlas y prolongarlas; ya no somos los corredores de
fondo de la encrucijada primera, hemos llegado a la meta del amor con las
zapatillas cansadas de esteros y el cuerpo prendido de entusiasmos; hemos
alcanzado nuestra liturgia de sosiego y estamos perennes disfrutando la mar y
los crepúsculos. Y nos decimos “ven” en cada instante y nos reímos de la prisa
y nos favorecemos la vida.

 

        Si
me llamaras, desde aquella primigenia luna del recién otoño de hace tanto
tiempo, si me llamaras, repetiría el trance de encontrarte y volvería a cubrir
contigo, juntos, todas nuestras singladuras.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.