UPA-UCE: El nuevo contrato para la avicultura de carne debe asegurar el futuro de los ganaderos

Comparte en redes sociales

La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos lleva meses trabajando para conseguir un nuevo modelo de contrato homologado para la avicultura de carne. El objetivo es alcanzar una figura que proporcione más estabilidad a los ganaderos y garantice la producción de carne de pollo, la más consumida en nuestro país con más de 30 Kg. por persona y año. Los ganaderos reconocen avances, pero advierten a la patronal Propollo que las negociaciones no están cerradas y que el futuro del sector “aún no está asegurado”.

[Img #34132]La avicultura de carne es uno de los
sectores ganaderos más dinámicos de España. La producción de carne de pollo
genera más de 50.000 empleos en nuestro país, produce 11 millones de animales a
la semana y factura 1.300 millones de euros al año. Sin embargo, desde 2005, un
20% de las granjas ha echado el cierre, pasando de 6.000 explotaciones a menos
de 5.000 en la actualidad. En
Extremadura,  únicamente quedan abiertas
195 explotaciones avícolas con 21,5 millones de pollos.


Con
el objetivo de asegurar el futuro de los ganaderos de pollos, la organización
agraria UPA lleva varios meses en negociaciones con el resto del sector y la
patronal Propollo para articular un nuevo
modelo de contrato
que regule las relaciones entre las partes.


En
la negociación se han tratado aspectos relacionados con el bienestar de los
animales y la influencia de los costes de producción en el precio de la carne,
fundamentalmente el gasto en alimentación o el precio de la electricidad y el
propano. Igualmente se ha avanzado sobre la necesidad de asegurar a los
ganaderos un mínimo de producción anual, mediante la realización de al menos
cinco crianzas o camadas al año.


UPA
ha explicado que los ganaderos han conseguido introducir “algunas
reivindicaciones históricas”, como la inclusión
de los costes de producción en las liquidaciones
de los ganaderos. Aunque
advierten de que es necesario aclarar aspectos como la gestión de los medicamentos,
las labores de carga, la garantía del pienso o de los “pollitos de un día”. Por
lo que las negociaciones sobre el nuevo contrato “aún no están cerradas”.


“En
este momento es necesario alcanzar un acuerdo de mínimos, que permita asegurar
la viabilidad del sector en el futuro”, ha explicado el secretario de Ganadería
de UPA, Román Santalla. “Es fundamental
que las empresas de la distribución dejen de usar el pollo como producto
reclamo.
Si siguen banalizando así el producto, prevemos que podrían desaparecer
hasta 10.000 empleos”, ha declarado Santalla. “Denunciaremos ante la agencia
AICA cualquier práctica abusiva que detectemos”, advierten.


UPA ha mostrado también su apoyo a que la avicultura
de carne figure como prioritaria en los nuevos programas de desarrollo rural de
las Comunidades Autónomas, además de plantear la necesidad de reducir el coste del seguro de retirada
de animales muertos en granja, cuyo coste se ha disparado este último año.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.