CCOO denuncia que en Extremadura persiste la brecha salarial entre hombres y mujeres

Comparte en redes sociales

CCOO de Extremadura denuncia la persistente brecha salarial que sufren las mujeres en Extremadura y exige al Instituto de la Mujer de Extremadura que aplique las medidas contenidas en el Plan de Igualdad del Gobierno de Extremadura para afrontar este problema.

En el Día Europeo de la Igualdad
salarial entre mujeres y hombres, CCOO de Extremadura considera indispensable
una apuesta decidida de los poderes públicos, para acabar con una de las
fuentes de discriminación entre hombres y mujeres más oculta y cuestionada,
como es la brecha entre los salarios de unos y de otras.


Además, es necesario avanzar en la
consideración de la igualdad de género como un elemento imprescindible en la
consideración de las empresas socialmente responsables y revitalizar la
negociación colectiva como la mejor herramienta para avanzar en la igualdad de
género en el ámbito laboral.


Según la Encuesta de Estructura
Salarial que pública el INEE, el salario medio anual de las mujeres extremeñas
es un 15 por ciento menor al de los hombres. Además, hay que tener en cuenta
que la región presenta, junto a Canarias y Galicia, uno de los salarios medios
más bajos, con 19.879,46 euros.


La brecha salarial en el conjunto del
estado se sitúa en el 23 por ciento, ya que el salario medio anual femenino representó
el 77 por ciento del masculino, situación ligeramente peor que la del año
anterior, que era del 77,5 por ciento. Aunque la situación varía por
comunidades, el salario medio de las mujeres fue inferior al de los hombres en
todas las comunidades autónomas.


La brecha salarial sigue produciéndose
por razones múltiples y relacionadas con la segregación ocupacional, con la
desigual distribución de responsabilidades familiares, domesticas y de
cuidados, la falta de transparencia en las retribuciones, los estereotipos de
género.


Todo ello hace que mujeres y hombres se
sitúen de manera diferente en el empleo, en perjuicio de las mujeres. Ellas
soportan mayor contratación a jornada parcial, reducciones de jornada por
cuidados familiares, dificultades de promoción interna, dificultades de acceso
a empleos mejor remunerados y hay menos presencia de mujeres en puestos de
dirección.


Además, las políticas anticrisis y las
sucesivas reformas laborales y recortes sociales, han contribuido a agravar la
situación de precariedad de las mujeres, cada vez un poco más pobres.


El Parlamento Europeo escogió este el
22 de febrero como el Día Europea por la igualdad salarial raíz de un informe
elaborado en el 2010, por la Comisión de Derechos de la Mujer e Igualdad de
Género, en el que se evidenciaba que las mujeres tenían que trabajar 418 días
para igualar el salario que los hombres recibían en un año. Es decir, tenían
que trabajar hasta el 22 de febrero del año siguiente para obtener los mismos
ingresos. Desde entonces se celebra en toda la Unión Europea.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.