Desarticulado un grupo dedicado a la comisión de estafas en la concesión de supuestos créditos

Comparte en redes sociales

El valor de lo estafado podría ascender a más de 1.500.000 euros. Se recuperan 222.480 euros en efectivo.
Detenidas seis personas en diversas poblaciones de Extremadura

[Img #34307]Según ha explicado el delegado del Gobierno, la investigación comenzó en el mes de diciembre de 2013, cuando se recibieron algunas denuncias en la Jefatura Superior de Policía de Murcia, en el Grupo de Delitos Económicos, en las que los denunciantes manifestaban haber sido engañados por los supuestos representantes de una entidad bancaria neozelandesa, con la que habían firmado dos préstamos de elevados importes. A cambio de la concesión de los préstamos, tuvieron que desembolsar unos 150.000 y 72.500 euros en concepto de aval, respectivamente, no recibiendo nunca el importe del préstamo solicitado.


Los primeros indicios apuntaban a que los responsables de dichas estafas estaban afincados en nuestra comarca.


“A raíz de ello, se inicia una investigación conjunta por la Brigada de Policía Judicial de Mérida y el Grupo de Delitos Económicos de la Jefatura Superior de Policía de Murcia,  en la que se van identificando los partícipes en esta operación y determinando el papel que cada uno de ellos realizaban dentro del grupo”. ha explicado López Iglesias.


“Modus Operandi”


El modus operandi de este grupo consistía en captar posibles clientes, en especial empresarios con necesidades económicas, para ampliar negocios y que necesitaban solicitar créditos, no pudiendo obtenerlo por otro medio.


En un primer momento de la estafa, se produce la creación de una serie de entidades bancarias ficticias, con sede en paraísos fiscales, fuera de las fronteras españolas y dedicada a facilitar créditos a este tipo de empresas, que publicitan en Internet con una serie de contactos.


López Iglesias ha especificado que el siguiente paso, una vez captado este tipo de clientes por parte de unos miembros de la organización, consistiría en realizar unos primeros contactos entre ambas partes, que llegan a ser incluso personales, pero siempre con identidades falsas, haciéndose pasar por comercial de dichas entidades financieras.


Tras unas primeras conversaciones entre las partes, se requiere por parte de la empresa a los posibles clientes un estudio de viabilidad económica del proyecto para el que se va a solicitar el préstamo, dándole así mayor credibilidad a la operación, y una vez que éstos le manifestaban el visto bueno “de la entidad financiera”, le pedían a sus víctimas una cantidad de dinero importante como aval de la operación, que en muchas ocasiones ascendía a 200.000 euros.


Estas cantidades, en ocasiones, eran pagadas en metálico por los empresarios a uno de los miembros de la organización, que haciéndose pasar por un comercial de la entidad bancaria, y siempre bajo identidad falsa,  se citaba con la víctima en la zona de Murcia y Granada, donde recogía el dinero y lo trasladaba hasta la localidad de Valdetorres.


Dicho dinero era entregado a uno de los cabecillas del grupo, el cual pagaba una recompensa de 1.000 euros al “correo”.


En otras ocasiones, el pago se hacía a través de transferencias bancarias en unas cuentas bancarias abiertas por dos personas de una población cercana a Almendralejo, quienes una vez recibida dicha transferencia,  las retiraban en pequeñas cantidades, entregando todo lo retirado al cabecilla del grupo,  a cambio de un 2% de la cantidad retirada.


Otros dos miembros de la organización, realizaban tareas de ocultación del dinero obtenido de esta manera ilícita.


Dispositivo policial simultáneo


Una vez identificadas todas las personas integrantes del grupo organizado, así como determinadas las funciones que cumplían cada uno de ellos por parte de los investigadores, y habiendo obtenido los indicios y pruebas necesarias para la imputación de los hechos investigados,  el pasado día 26 de febrero, se establece un complejo dispositivo por parte de la Brigada Local de Policía Judicial de Mérida para llevar a cabo a primeras horas de la mañana, y de manera simultánea, las detenciones de los integrantes de la organización, localizados en distintas poblaciones de la comarca de Vegas Altas y Tierra de Barros.


“La operación terminó con la detención de cinco personas, a las que hay que unir la detención de una sexta que se produjo en el mes de enero del presente año”, ha revelado el delegado del Gobierno.


Se ha efectuado un registro domiciliario en el que han sido intervenidos 222.480 Euros, así como una máquina bancaria para la contabilidad del dinero y diversos sellos y documentación con el que pretendían dar veracidad a las operaciones con las que engañaban a sus víctimas. 


Los detenidos, de entre 21 y 60 años de edad, residentes en Valdetorres, Don Benito, Ribera del Fresno, Almendralejo y Villanueva de la Serena, y sin antecedentes policiales, salvo uno de ellos, han sido trasladados hasta dependencias policiales para la tramitación de las diligencias.


Se calcula que el total de lo defraudado podría ascender a más de 1.500.000 euros, no descartándose que puedan ser localizadas nuevas víctimas.

Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.