La Oficina Nacional de Caza , molesta por las inspecciones de la Seguridad Social a las rehalas

Comparte en redes sociales

La Oficina Nacional de la Caza (ONC) ha mostrado su “malestar” por las inspecciones realizadas por la Seguridad Social en cotos de caza de Extremadura, Andalucía, Castilla-La Mancha y Castilla y León, que han generado “un clima de incertidumbre” entre los promotores de actividades cinegéticas y en las rehalas, que “ha tenido como consecuencia la suspensión de numerosas cacerías”.

La Oficina Nacional de la Caza explica en una nota que sus
representantes han mantenido una reunión con la Secretaría de Estado de
la Seguridad Social en la que se ha debatido la situación creada desde
la Tesorería General con las inspecciones realizadas a los cotos de
caza.



   Explica esta organización que la ONC y diferentes asociaciones
como la Asociación Española de Rehalas (AER), han solicitado que se
excluya a las rehalas del campo de aplicación del sistema de la
Seguridad Social.



   En este sentido, la Secretaría de Estado ha entregado a la Oficina
Nacional de la Caza un informe en el que se establece, en primer lugar,
que la Seguridad Social considera la actividad de los rehaleros con un
carácter “lucrativo”, haciendo referencia a varias sentencias del
Tribunal Superior de Justicia de Andalucía y del Tribunal Supremo. En
segundo, considera esta actividad económica como “una actividad por
cuenta propia”.



   No obstante, la Seguridad Social ha reconocido que existen
sentencias del Tribunal Supremo en las que “no se aprecia el requisito
de habitualidad”, cuestión por la que no sería necesario estar dado de
alta en el Régimen Especial de los Trabajadores por Cuenta Propia o
Autónomos, aunque sólo en aquellos casos en los que la cuantía anual
percibida por los rehaleros sea inferior a 9.034,20 euros, cantidad que
corresponde al salario mínimo interprofesional, según explica la
asociación.



   Al respecto, la ONC destaca dos cuestiones que han sido resueltas.
Por un lado, lo relativo a la situación del rehalero que es una persona
que percibe una pensión de jubilación. En este caso, “podría ejercer su
actividad en las mismas condiciones descritas con anterioridad, es
decir, percibir su pensión y recibir los ingresos por la rehala siempre
que éstos no superen el salario mínimo interprofesional”.



   El otro, se refiere a si los requisitos anteriores también son
aplicables cuando se está percibiendo una prestación o subsidio por
desempleo y al tiempo se desarrolla la actividad de rehalero, ante lo
cual la Secretaría de Estado de la Seguridad Social “ha dejado muy claro
que no es posible compatibilizar la rehala con el subsidio”.



   La ONC ha entregado asimismo un informe a la Secretaría de Estado
en el que solicita que aclare cuestiones referentes al resto de
actividades cinegéticas que también han sido objeto de inspección al
titular del coto por la Seguridad Social: postores, secretarios,
veterinarios, taxidermias.



DEBATE EN VALLADOLID



   El próximo sábado, día 29 de marzo, en el marco de la feria
Cinegética 2014, se celebrará una reunión de trabajo convocada por la
Asociación de Cazadores y Pescadores de Valladolid (Avacap), en la que
se debatirá la problemática de las rehalas.



   La ONC espera que en esta cita se pueda llegar a acuerdos entre
todas las asociaciones del sector cinegético con el objeto de defender
una postura común ante el documento entregado por la Seguridad Social.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.