El proyecto de un túnel de la parte antigua cacereña, documento del emes de marzo del palacio de la isla de Cáceres

Comparte en redes sociales

• El Documento del Mes de marzo saca a la luz el proyecto del túnel para unir la residencia de la Preciosa Sangre con la iglesia de San Francisco Javier, de 1924. El túnel, con casi 13 metros de longitud, persiste en la actualidad aunque sin uso alguno

[Img #34363]El
documento del mes de marzo del Palacio de la Isla saca a la luz en esta ocasión
el un proyecto de 1924 para la construcción de un túnel para unir la residencia
de la Preciosa Sangre con la iglesia de San Francisco Javier.

 

El
proyecto fue realizado por los Padres de la Preciosa Sangre para unir ambos
edificios a través de un túnel de casi 13 metros de longitud que pasaba por
debajo de la calle de la Compañía y se trata del único proyecto de este tipo en
la ciudad intramuros que conserva el Archivo Histórico Municipal de Cáceres.

 

Las
obras para la construcción del túnel debían realizarse teniendo en cuenta una
serie de condiciones establecidas por el ayuntamiento de la época, que
contemplaban que la congregación religiosa pagase el permiso y las propias
obras; así como el pago de un canon de 10 pesetas anuales por la ocupación de
subsuelo público que jamás podrá ser enajenado a favor de la congregación
religiosa.

 

[Img #34362]Finalmente,
se establecía que la tarifa establecida quedaría instituida para tiempos
sucesivos pero, una vez realizada la obra, la congregación dejó de pagar la
tarifa por lo que el ayuntamiento, en 1931, pidió el cierre del túnel. No
obstante, la congregación acudió a los tribunales, que decidieron que no se
cerrase y que la congregación abonase las tasas pendientes.

 

Para
la construcción del túnel, que aún persiste aunque sin uso alguno, se tuvieron
que perforar los muros de la residencia de la Preciosa Sangre y de la iglesia
de San Francisco Javier.

 

Cabe
señalar que tradicionalmente se ha especulado con la existencia de una red de
pasadizos, túneles y puertas falsas que formaban parte del entramado de
palacios en su interior. Aunque se desconocen gran parte de ellos, y otros solo
se conocen por referencias de escasa credibilidad, es cierto que existieron.

 

 

 


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.