SIEMPRE ES OCHO DE MARZO, por Elisa Blázquez

Comparte en redes sociales

… La verdadera igualdad llegará cuando la mujer se reivindique como mujer y no necesite calcar los roles masculinos para ocupar puestos siempre destinados a ellos. La igualdad llegará cuando los tradicionales valores femeninos sean tan importantes y respetados como los masculinos. Cuando una mujer (y de paso un hombre ) no tenga que trabajar 60 horas semanales para demostrar su entrega incondicional a la empresa…

[Img #34479] “Sólo
2 de cada 10 personas que aparecen en las noticias económicas son mujeres”. Lo
leo en un informe que se publica  en
algún  medio de comunicación estos días
que rodean al 8 de Marzo. Bueno, ¿y qué?, me pregunto. Las que salen no destacan
precisamente por estar defendiendo políticas beneficiosas e igualitarias  para la sociedad, (pensaba en
Christine
Lagarde,
por
poner un ejemplo)

 

    Al hilo de ese artículo, recuerdo otro
demoledor titulado “El varón, arma de destrucción masiva”,  en el que se  recoge
 que “el 90% de  los homicidios cometidos entre 1980 y 2005 lo
fueron por varones, mientras que solo el 10% por mujeres. De todos esos
homicidios, algo más de dos tercios (68%) fueron cometidos por varones contra
varones, mientras que en uno de cada cinco (21%) un varón mató a mujer. Aunque
sí que hubo mujeres que mataron a hombres, solo representaron el 10% de todos
los homicidios, mientras que el porcentaje de mujeres que mataron a mujeres fue
del 2,2%.  Al igual que la guerra, el
homicidio y en general el crimen, parecen ser fenómenos casi puramente
masculinos. Solo en el siglo XX, las víctimas de los conflictos  bélicos desencadenados y ejecutados por
varones se cobraron la vida de entre 136 y 148 millones de personas”. En las
situaciones extremas  los hombres matan,
roban y violan y las mujeres intentan levantar el país, dicen los expertos. No veo pues ninguna ventaja en los
llamados  patrones masculinos.

 

 

   
Ahí voy,
las mujeres que aparecen en la prensa en el papel de   políticas,
economistas, financieras,  han abandonado por el camino su esencia,
 para remedar  las actitudes del varón, y no precisamente en
lo bueno. Y nos equivocamos. La verdadera igualdad llegará cuando la
mujer se
reivindique como mujer y no necesite calcar los roles masculinos  para
ocupar puestos siempre destinados a  ellos. La igualdad llegará cuando
los
tradicionales  valores femeninos sean tan
importantes y respetados como los masculinos. Cuando una mujer (y de
paso un
hombre )  no tenga que trabajar  60 horas semanales para demostrar su
entrega
incondicional a la empresa. Cuando sea normal  que una mujer (y de paso
un hombre ) decline
su asistencia  a comidas o a reuniones
maratonianas fuera de horario, solo por agradar al jefe y ascender  así
en el escalafón. Mientras las decisiones
sobre el precio de la luz las tomen aquellos 
que no han puesto una lavadora en su vida. Mientras los horarios
laborales  los marquen quienes  jamás han tenido que preparar con prisas
 la comida del día siguiente,  seguiremos siendo ciudadanas de segunda.
No
nos engañemos, estamos a cien años luz de alcanzar  la igualdad, y solo
hablo de las “privilegiadas”
del primer mundo. Hemos avanzado mucho,  es indiscutible, pero mientras
señoras     triunfadoras, y aparentemente  liberadas  como Shakira o la
infanta Cristina, adopten
encantadas el papel de “sumisa por amor” (otro de los grandes retos de
la mujer
actual, dejar de entender el amor como dependencia), debemos permanecer
 en la brecha. Por eso me quedo con un único
slogan para el 8 de Marzo: “No me digas feliz día, levántate y lucha
conmigo”


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.