EDITORIAL MARZO

Comparte en redes sociales

¡Tempus fugit! No nos damos cuenta de la velocidad que llevan los días, los meses y las estaciones. Ya estamos en primavera, como el que dice y adiós definitivamente a aquella temporada en la que hicimos tantas cosas y otras dejamos por hacer. Casi, ni merece la pena mirar hacia atrá, para evitar un ataque de melancolía. El futuro es nuestro y en él, la caza; que es de lo que se trata.

Bien es
cierto que con estas normas y estas leyes, difícil nos lo están poniendo. Por
si poco todavía, las campañas anticaza que no cesan. Fíjense si no lo que han
formado con lo de los galgos. Desde Europa llegan noticias del acoso al que se
va a someter una modalidad semejante. Increíble.

Y por aquí
rezando a ver si la próxima temporada es mejor que la pasada porque pensándolo
bien, hay que ver qué desastre de caza menor. No mentamos a los de la mayor
porque a esos señores seguro que les va de perlas con venados y cochinos; pero
a los de escopeta y perro, peor, imposible. Por no venir, no vinieron ni
pájaros (zorzales) ni palomas, así que la invernada no puedo ser más nefasta.
Queramos o no, nos guste o disguste, como no pongamos caza en el monte, éste ya
no la produce. Y si produce algo, ya se encargará en omnipresente cochino de
ponerlo todo patas arriba.


Que ustedes
aguanten bien la larga travesía de la veda. SCM


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.