El selfie

Comparte en redes sociales

Que el ego tiene muy poca vergüenza

es una verdad incontestable desde que Narciso

recrease sus carnestolendas en las límpidas aguas de
un lago.

El instagram sólo ha sacado a la luz esa necesidad
cibernética

de mostrar al resto del mundo el pretendido glamour

que por fin ya adorna también a las clases medias.

Somos lo que el fotoshop deja ver una vez se ha
vencido

al gran escrúpulo.

Las gasas con que la Montiel vestía las retrocámaras

le hacían menos daño a la verdad que todas las excusas

que hoy ofrecen objetivos mucho más inteligentes.

Sabemos que la juventud es un tesoro con fecha de
caducidad

pero pocos nos resignamos al artesonado paso del
tiempo

y adoramos lo cool con un extraño entusiasmo.

Y llegado son iguales los que viven por sus manos

que los que habitan palacios agrietados por briosos

ecos de sociedad, sino fijense en la selfie de esas
dos medias familias reales.

La apestada arañando el mismo plano que el futurible
monarca,

pero al otro extremo del encuadre,

que se vea que se toman las medidas necesarias

para evitar cualquier contaminación

salvo la acústica:

Viva el rey!


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.