La indeseada y lenta agonía de Suárez

Comparte en redes sociales

La salud del ex presidente del gobierno Adolfo Suárez torna agónica y lentamente en una muerte inevitable dado su deterioro físico y neurológico, tal y como anunciara su hijo Adolfo Suárez Illana entre lágrimas. La expectación mediática que ha suscitado en los círculos sociales y políticos de España es síntoma del carisma de un líder sempiternopque junto al rey y otros colaboradoes tornó la dictadura franquista en la actual democracia, con los lógicos vaivenes que este tipo de acontecimientos históricos conllevan al convulsionar a todo un país, ahora de 47 millones de ciudadanos. Todo está ya preprado para el óbito de quién supo sembrar libertad sin ira en unos momentos cruciales para que Esaña fuera aceptada dentor y creíble en el mundo.

El portavoz de la familia Suárez, Fermín Urbiola, ha manifestado
que esta comunicación se ha realizado para cumplir con el “deseo de
transparencia” de los familiares sobre la evolución del expresidente.

Unas
horas antes, el portavoz ha agradecido las muestras de cariño que llega
a la familia desde dentro y fuera de España, mientras que ha reiterado
que la vida del expresidente del Gobierno está “en manos de Dios”.

El
portavoz ha dado las gracias a los medios que se encuentran en las
inmediaciones de la clínica Cemtro de Madrid, en donde permanece
ingresado Suárez, por “el tiempo” que están dedicando, y ha subrayado que la familia nota el calor de la prensa.

Urbiola
también ha agradecido el respeto a la intimidad en la que la familia
está pasando las últimas horas al lado del expresidente del Gobierno.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.