EL PODER DE SOÑAR

Comparte en redes sociales

“Hoy he tenido un sueño”
Desde el momento en
que por primera vez esta frase resonara, por la boca de Martín Luther King Jr.
y que, en todo el orbe comenzara a pensar que antes, multitud de personas
habían soñado en pequeñas o grandes cosas, contándole al más cercano de sus
seres queridos; o a su compañero de mesa de trabajo; o a cualquier persona con
la que tuviera confianza, y a continuación le desarrollara el sueño que en su
cabeza se había fraguado y cómo pensaba llevarlo a la práctica…la frase se hizo
universal. Seguro que antes, una mujer o un hombre de los de antaño, ya la
había dicho. Ya la había pensado y la había desarrollado. A partir de esos
momentos nacieron todos los inventos desarrollados, desde el xiles hasta el
cohete que nos llevó a la luna. Siempre surgió en las mentes como un sueño. Esa
palabra que en la definición de la RAE en su 5ª acepción la define como “Proyecto,
deseo o esperanza sin probabilidad de realizarse”, en la mente del que la vive,
es el motor que pone en marcha la posibilidad de llevarlo a buen fin.

 

 

            Un día
llamaron a un hombre para encargarle una misión. Porque alguien que había
tenido un sueño, le transfirió el encargo de llevarlo a la práctica. Desde ese
momento en su mente se incrustó ese sueño tomándolo como propio y seguro que
cada noche y cada día revoloteaba en su cabeza tomando carácter dentro de sí, y
en cada momento una nueva idea impulsaba a otra poniendo en marcha el motor de
su realización.

 

 

            Y
consiguió, después de mucho esfuerzo poner en marcha ese sueño que le había
sido contagiado, engranando los suyos para que se pudiera cumplir convirtiendo
en realidad lo que ya había llegado a ser su propio sueño.

 

 

            Logró
poner en marcha la Democracia en su país dando los pasos por todo su pueblo
conocidos; teniendo que sufrir la incomprensión de muchos, las traiciones, las
envidias, las maquinaciones…, hasta llegar a provocar entre todos los que no
sustentaban la idea del mismo sueño que él, que esa Democracia conseguida
comenzara a tambalearse por las zancadillas de tanto falso que solo busca un
bien partidario, u otras cosas inconfesables, consiguiendo entre unos y otros
que en esa mente generosa se fuera alterando. A los problemas familiares que
sufría ciertas enfermedades; comenzaron a romperle la película de su sueño, las
maquinaciones sugeridas y las que comenzaron a flotar, para desgracia del
país que había democratizado, transformando dentro de esa cabeza unos sueños
positivos en “sueños rotos”. Todo
comenzó a desmoronarse dentro de él y seguro estoy que al irse dando cuenta de
que se le olvidaban cosas, poco a poco iría apagándose, mezclada con su
impotencia, la fuerza que le alzó a lo más alto que puede aspirar alguien, como
fue la consecución de esa DEMOCRACIA. Se fue apagando esa mente y su vida. Ya
hace tiempo que no recuerda nada. Cuando a hombros le lleven hasta su última
morada, que nadie olvide que también tuvo un sueño. ¡Que lo realizó!, aunque
ahora unos locos, que también podrán decir “Hoy he tenido un sueño”, este nuevo
sueño sea el de destruir aquello positivo que ese hombre había soñado y logró.  


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.