Digital Extremadura

CCOO alerta que se mantiene la siniestralidad laboral en Extremadura a pesar de la caída del empleo

Comparte en redes sociales

CCOO ha alertado que en Extremadura se mantienen elevadas tasas de siniestralidad laboral a pesar de que la caída de la actividad económica y el empleo deberían acompañar una bajada en el número de accidentes laborales.

En
el Día Internacional de la Salud Laboral, que se conmemora este lunes día 28, el
sindicato ha destacado que esta persistencia de alta siniestralidad laboral “refleja
que la crisis ha provocado que las empresas hayan dejado de lado sus medidas de
prevención para ahorrarse costes y que la Administración regional se haya
relajado en su deber de vigilar y contralar el cumplimiento de la ley”.

 

Ha
recordado el sindicato que 14 personas perdieron la vida en accidentes
laborales el pasado año en la región, 11 menos que el anterior, que fue un año
trágico, “pero este descenso, que nunca es suficiente, se debe únicamente a
factores de azar y no a que se hayan tomado medidas para evitar los accidentes.
De hecho, el número de accidentes laborales fue de 7.944, ocho más que en 2012,
pese a que el número de personas con trabajo haya disminuido”.

 

El
sector más afectado en la región en mortalidad y en número de accidentes de
trabajo es el de los servicios, seguido del agroalimentario. La construcción
dejó de ser hace tiempo el sector protagonista, por su declive en actividad.

 

La
secretaria de Salud Laboral y Medio Ambiente de CCOO de Extremadura, Concha
Gómez, ha alertado de la situación de precariedad del mercado de trabajo, que
está incrementando también los riesgos laborales de carácter psicosocial.

 

“”En
los dos últimos años se han duplicado los casos de estrés, de acoso o de
depresión que nos llegan a nuestro Gabinete Técnico debido a las presiones que
los trabajadores y trabajadoras reciben en el trabajo”, explica.

 

Por
otra parte, el número detectado de casos de enfermedades profesionales sigue
sin tener un reflejo real con la realidad. Es inaceptable que continúen sin
declararse muchas situaciones y se escondan como enfermedades comunes. Esto
perjudica tanto al propio trabajador enfermo como al sistema público sanitario,
e impide tomar medidas adecuadas desde el punto de vista de la prevención en
las empresas donde se generan estas enfermedades.

 

Gómez
sostiene que es necesario que la Junta de Extremadura tenga más control y más
recursos en la prevención de riesgos, “la política de ajustes y la falta de una
política de la Junta de Extremadura en materia de salud laboral están detrás de
la relajación empresarial en la prevención de riesgos”.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta