Digital Extremadura

La Biblioteca Zamora Vicente conmemora el centenario del nacimiento de Julio Cortázar a través de una página web

Comparte en redes sociales

El sitio web, que pretende servir de homenaje al escritor, recoge contenidos del legado de Alonso Zamora Vicente que hacen mención a la figura de Julio Cortázar, como monografías, artículos, críticas o entrevistas.

[Img #35716]

La Biblioteca Alonso
Zamora Vicente, dependiente de la Diputación de Cáceres, ha lanzado un proyecto
web con motivo de la conmemoración del centenario del nacimiento del
escritor Julio Cortázar (1914-1984)
.

 

         Esta página web, que puede consultarse a través del
enlace
http://www.biblio-zamoravicente.es/cortazar/index.htm, pretende servir de homenaje a
esta figura de la literatura universal
. El sitio web reúne todos aquellos contenidos
del legado de Alonso Zamora Vicente que hacen algún tipo de mención al escritor
Julio Cortázar
, como monografías, artículos de periódicos, traducciones,
críticas, entrevistas, etc.

 

         La página recoge una breve representación de estos fondos
que ponen de manifiesto la relación que
en algún momento tuvieron Alonso
Zamora Vicente y su esposa María Josefa Canellada con Julio Cortázar aunque la
consulta íntegra de este material únicamente podrá realizarse en la sede de la
Biblioteca Zamora Vicente
, situada en la calle
Cuesta de Aldana de Cáceres.

 

Sobre
Julio Cortázar

 

            Julio
Cortázar nació en Bruselas en 1914 y murió en París en 1984. Hijo de  diplomático, a los cuatro años se estableció
en Argentina donde se formó y trabajó un tiempo como maestro rural. Su etapa de
aprendizaje se prolongó sin más publicación que un poemario juvenil
(‘Presencia’, 1938) y algunas
colaboraciones en revistas. En 1949, publicó el poema dramático en prosa ‘Los
reyes’ y en 1951 su primera colección de cuentos, ‘Bestiario’. Ese mismo año
una beca le permitió trasladarse a París, ciudad que se convirtió en su
residencia habitual.

            Traductor de Poe, Cortázar fue un
maestro consumado en el arte del cuento y publicó colecciones que muy pronto se
convirtieron en clásicas: ‘Final de juego’
(1956), ‘Las armas secretas’ (1959) y ‘Todos los fuegos el fuego’ (1966).

            Por
otro lado, su espíritu lúdico, tierno y humorístico se puso de manifiesto en
los minicuentos que componen sus ‘Historias de cronopios y famas’ (1962) así
como en los textos de volúmenes misceláneos como ‘La vuelta al día en ochenta
mundos’ (1967) y ‘Último round’ (1969),
y en sus posteriores recopilaciones de cuentos: ‘Octaedro’ (1974), ‘Alguien
anda por ahí’ (1977) y ‘Un tal Lucas’ (1979).

 

            En
novela, publicó títulos como ‘Los premios’ (1960) o ‘Rayuela’, su obra más
innovadora y notable tanto por la inmediatez y el humor de sus diálogos como
por la descripción de personajes y situaciones tan inolvidables como el
concierto en París de Berthe Trépat. Del capítulo 62 de ‘Rayuela’ brota la
novela siguiente, ’62: modelo para amar’ (1968), a la que suceden otras como ‘Libro
de Manuel’ (1973), ‘Los cosmonautas de la autopista’ (1983), el volumen poético
‘Salvo el crepúsculo’ (1984) y la colección de artículos ‘Argentina, años de
alambradas culturales’ (1984). Póstumamente, en 1996, se publicó en España su
ensayo ‘Imagen de John Keats’


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta