Una ponencia sobre redes sociales abre el Congreso Teológico Pastoral

Comparte en redes sociales

La Diócesis de Coria-Cáceres ha dado comienzo a su Congreso Teológico Pastoral que este año alcanza la sexta edición, bajo el lema “Salid a los caminos… venid a la Fiesta” y que se celebra en hasta el domingo 7 de junio de 2014, en el Complejo Cultural San Francisco de Cáceres.

[Img #36570]El objetivo del Congreso es, según el Vicario de Pastoral de la Diócesis y uno de los organizadores, Jesús Moreno: “compartir, aprender y también escuchar a expertos sobre cómo anunciar el evangelio en el mundo de hoy. Por eso, la importancia que se ha dado en las ponencias a la comunicación”.

 

La ponencia inaugural del congreso fue “Redes sociales y otros medios al servicio de la Evangelización” a cargo de Mons. D. Raúl Berzosa, obispo de Ciudad Rodrigo y miembro del Consejo Pontificio de la Cultura.

 

“Me siento como en casa, espero que ustedes también se sientan así cuando vayan a Ciudad Rodrigo”, señaló Berzosa, que basó su conferencia en una carta epistolar a un joven, quienes mejor se desenvuelven en el mundo digital.

 

“Teófilo” ha sido el destinatario, junto a los 400 asistentes al congreso, de las ideas del prelado sobre las redes sociales, la comunicación y la evangelización.

 

Berzosa ha presentado al ‘hombre tecnodigitalitus 2.0’, que no vive como un ciudadano sino como un solitario y con estados de ánimo cambiantes, sin distinguir público y privado.

 

Las características de este nuevo perfil humano es “la incapacidad para asumir responsabilidades a largo plazo, elecciones existenciales a corto plazo, información incapaz de asumir, intolerancia a las frustraciones, incapacidad para definirse a uno mismo y pánico cuando se descubre egocentrismo en la vida virtual”.

 

Este nuevo hombre vive en una sociedad ‘tecnolíquida’, donde existen los nativos digitales, los inmigrantes digitales, y los aborígenes, los que no quieren ni oír hablar de ellos.

 

FAVORECER EL ENCUENTRO REAL

 

En la realidad de esta sociedad, dominada por las nuevas tecnologías, ¿cuál puede ser  nuestra aportación? Para Mons. Raúl Berzosa, en la Iglesia, debemos favorecer el encuentro real y no sólo virtual con el otro, de forma auténtica y comprometida. 

 

“El Papa Francisco dice que necesitamos la cultura del encuentro, la parábola del buen samaritano, es necesario que la conexión digital vaya acompañada de un encuentro personal. Estando presente en las calles digitales la Iglesia se convierte en la casa de todos”, señaló.

 

“La felicidad es real sólo cuando está compartida, descubrir el mundo real, con los otros, superando el narcisismo digital y en necesidad de sensaciones fuertes y dejar huella. Vivir es ser con los demás, asumiendo responsabilidades comunitarias. Vivir es ser humano, ser alguien para otro. Podemos ayudar al tecnolíquido a educar para la belleza. Solo la verdadera belleza salvará al mundo. Jesucristo”.

 

Para el obispo de Ciudad Rodrigo, hay que recuperar la belleza de la narración cristiana y acoger al otro en encuentros interpersonales reales. ¿Cómo hacer de la conexión una verdadera escucha?

 

Responde el prelado: “comunicar evangelizando y evangelizar comunicando hasta que el mensaje cristiano penetre en las conciencias, penetre en el corazón del hombre”.

 

Otro de los puntos ha sido cómo presentar un cristianismo creíble cuando los jóvenes sólo viven en el presente, cuando las nuevas tecnologías han roto las barreras entre lo real y lo virtual.

 

En las nuevas tecnologías se favorecen comunicaciones rápidas de información incontrolada. ¿Cómo comunicar entonces el evangelio? Frente a la información al instante, sin discernimiento, en la que se estimula la prisa por los resultados, donde no se leen más de veinte palabras seguidas, todo es caducable, intercambiable… cuando las  nuevas tecnologías favorecen una aldea global donde nos movemos a impulsos emocionales donde lo que cuenta es lo intangible. Una nueva era tecnomediática.

 

FORMACION EN NUEVAS TECNOLOGIAS[Img #36571]

 

“Los responsables de la evangelización tenemos que tener en cuenta el nivel de base. Una formación básica elemental, para meternos en las nuevas tecnologías, un segundo nivel pastoral, saber utilizar a gente más especializada y en tercer nivel, formar a cristianos en nuevas tecnologías, saber utilizar los nuevos medios, y hacer realidad lo que reflexiona Antonio Spadaro, no basta con utilizar los nuevos medios, hay que meterse en la piscina de la ciberteología, hay que meterse dentro. Hay que estar presente en los medios”.

 

Mons. Raúl Berzosa ha destacado una iniciativa del Papa Juan Pablo II, las aulas de cultura y de comunicación en todas las parroquias.

 

Es necesario un ámbito destinado a una sala de comunicación y que pueda dar servicio a los alejados y a los creyentes. Un espacio de encuentro y de diálogo para una acción evangelizadora y que permita la evangelización.

 

“Lo religioso en una sociedad laica tiene que entrar a formar parte ordinaria de lo social. Si los mass media son el paradigma del espacio público, ¿cómo puede entrar en ellos los religioso? necesitamos una pastoral de la cultura, huyendo de la fascinación o la demonización de los medios. Federico Lombardi, expuso en un encuentro que hoy en este mundo nuevo tecnomediático tenemos que conseguir estar al servicio de la verdad y la objetividad, no movernos por intereses políticos o económicos, no puede haber división entre información profana y religiosa, hay que fomentar también el diálogo interreligioso y que nuestro lenguaje en los nuevos medios sea claro, sencillo y veraz”.

 

También ha querido referirse al éxito de la comunicación del Papa Francisco, que el Cardenal Ravasi definió en tres claves: El papa utiliza imágenes que entran por los ojo y llegan al corazón, mensajes sencillos como titulares que se clavan como lanzas en el corazón y lo acompaña con su forma de ser.  “Yo le dije, permítame que añada un cuarto, el Papa siempre se pone en el lugar del que recibe el mensaje, no le interesa tanto él, sino que le entiendan los que le escuchan”.

 

Por último Mons. Raúl Berzosa ha destacado un mensaje que ya lanzó en la clausura de los cursos de verano de comunicación de la Universidad Pontificia de Salamanca. “Como comunicadores cristianos hoy, lo que deseamos transmitir es un encuentro personal y real con Cristo. La red puede ayudar a comunicar contenidos, pero necesitamos conversión personal a Cristo y comunidad viva”.

 

La realidad en la red se valora por el número de seguidores, nosotros aunque minoritarios, “éxito no es el nombre de dios, repetía Benedicto XVI. Cada uno hace su propia red, en Internet, se crean comunidades, etc. La red siempre está en movimiento. La comunidad de fe tiene otras características, te vienen dados los hermanos, con estabilidad comprometida y comprometedora, te los regala el Señor”

 

En las redes se proclama la flexibilidad, el tiempo y el espacio son reconfigurados permanentemente. En las redes solo existe un permanente ahora, ni un antes ni un después. Sin embargo en la comunidad de fe es importante el espacio, el antes, el ahora y el futuro. En la comunidad de fe las palabras, los rostros… tienen mucha importancia, concluye.

 

 

 

 


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Digital Extremadura.
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios  Sered.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.