IRRITACION EN EL CONGRESO

Comparte en redes sociales

   En el Congreso, los Diputados y Diputadas de la oposición, en una actitud  que pudiéramos tildar de “explosiva” han reaccionado contra el “decreto-ley” aprobado por el Consejo de Ministros constituido por 29 leyes, ( forman un tocho de 172 folios), que los diputados dicen no tener tiempo ni  para leer, y mucho menos para aprobarlas, y sobre todo ahora en Julio que es un mes casi de vacaciones, pensarán algunos de ellos. A esto el Secretario de Estado de Relaciones con las Cortes José Luis Ayllón ha dicho y no sin razón, que “ si les da mucho trabajo leerse casi 200 folios, más cuesta escribirlos”.

 

 

    Pues la indignación de los diputados de la oposición ha sido tal, que parecían pedradas lanzadas contra las cabezas del Gobierno en  gruesos calificativos como: “farsa”, ”burla”, “trágala”, “cacicada”,  “tramposo”, “abuso de poder”, “vergüenza”, “tropelía” o “secuestro de la democracia” ,han sido algunos de los epítetos oídos para no aprobar la propuesta que el gobierno les hacía

 

 

     .Me Llamó especialmente la atención Ana Orama, que en su  intervención en el Congreso exclamó “Pero ¿a dónde vamos? ¿Estamos todos locos?, para justificar su oposición a la propuesta del Ejecutivo. Me llamó la atención porque conocí a la ahora Diputada, cuando era Alcaldesa de La Laguna, donde estuve para participar en el  acto conmemorativo del ingreso de su Ciudad en el Grupo Español de Ciudades Patrimonio de la Humanidad,  del que yo ostentaba la Presidencia de Turno en aquella ocasión. Y a fuer de ser sincero, yo tenía  de Ana una opinión de persona muy equilibrada, aparte de buena Alcaldesa, pero su gesto de rabia en el Congresos me sorprendió.

 

 

    Esa indignada reacción de todos los grupos parlamentarios de la oposición no se para ahí, sino que también amenazan con recurrir todo ante el Tribunal Constitucional. Aunque no se debería de olvidar que el Decreto propuesto, necesita ser aprobado cuanto antes, porque se trata por ejemplo,  del plan para la contratación laboral de jóvenes, la liberalización del comercio, las tasas de tarjetas bancarias, las  desgravaciones para autónomos y algunas otras disposiciones que tienen el mismo carácter de urgencia.

 

 

 

    El Congreso ahora  tiene un mes para convalidarlo, enmendarlo o tramitarlo después como proyecto de ley, Los portavoces de la oposición dicen que no les da tiempo a estudiar tanto cambio, ni tampoco a formular objeciones, añadidos o alternativas. Pero el Gobierno ha justificado su propuesta como urgente, ante la necesidad de incentivar los primeros síntomas de recuperación económica y apoyar la creación de empleo, y que las vacaciones parlamentarias no pueden retrasar las reformas.

 

  

  La responsabilidad de todos los representantes de los ciudadanos debiera de caminar en consonancia con el bien que se produce para la sociedad y no interceptar el camino, cuando las medidas a adoptar son urgentes y hay mucha gente esperando soluciones, no lo olvidemos.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.