LA PAZ EN UN EXTREMO

Comparte en redes sociales

Pregunten,

si ha venido la Paz que se cuele y se acomode

hasta el miedo de las venas,

que trace sus signos, que reine.

 

 

Ahora que la Paz es moda del odio,

que la Paz es distancia y no es sueño.

Ahora que la Paz no es el extremo libre de la vida,

que la Paz se desorienta,

que se confunde con un putón de turno,

con un farsante, con un veneno,

que entre.

 

 

Ahora que de Paz no se nace,

que de Paz no se riegan geranios

ni existen clases de Paz en las iglesias,

que no se dan lecciones de Paz en los libros

ni se enseña Paz en casa.

Ahora que desconocemos las caras de la Paz

y los ojos y las manos y la palabra y la luz de la Paz,

que se cuele ahora, que entre.

 

 

Ahora que si luchamos por la Paz la destrozamos

no podrá esta protesta destruirla,

no podrá olvidarse si la nombro,

no la apagará mi pasión por defenderla

ni mancharla mi manoseo.

 

 

Ahora, vengamos a pedirla,

que entre en casa, que se cuele, que reine,

que nos devuelva todos los deseos

y, para siempre, se acomode.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.