Juan Iglesias y Salvador Pascual, nombrados hijos predilecto y adoptivo de Cáceres

Comparte en redes sociales

El que fuera alcalde socialistas de Cáceres durante 1983 y 1986, Juan Iglesias Marcelo, y el cirujano que ha desempeñado una gran labor en el Centro de Mínima Invasión (CCMI), Salvador Pascual, han sido nombrados Hijo Predilecto e Hijo Adoptivo, respectivamente, de Cáceres.

[Img #38784]De esta manera, ambos han visto reconocidos sus años de trabajo “por y para” la ciudad de Cáceres en un acto institucional que ha tenido lugar este lunes en salón de plenos de la Diputación Provincial.

 

Ha estado presidido por la alcaldesa, Elena Nevado, y a él ha acudido el delegado del Gobierno, Germán López Iglesias, el que fuera presidente de la Junta de Extremadura, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, o el embajador de Israel en España, Alon Bar, entre otras muchas personalidades.

 

Nevado ha entregado tanto a Iglesias como a Pascual una insignia y un diploma. Ha explicado que esta distinción es el reconocimiento “más grande” que otorga la capital cacereña. “A través de este acto, se reconoce el saber hacer, la constancia, la entrega, la excelencia y el trabajo de estas dos personas con un único punto en común, Cáceres”.

 

El primero en recibir el reconocimiento de Hijo Adoptivo de Cáceres ha sido Salvador Pascual, por su labor en el CCMI. Licenciado en Medicina por la Universidad de Cádiz, actualmente es jefe de Cirugía del Hospital General Santa María del Puerto. Además, ha apoyado el citado centro en su difusión y crecimiento a través de diversas iniciativas en el ámbito de la formación, investigación y arte.

 

APOYO ECONÓMICO ALTRUISTA

  

Elena Nevado ha destacado que Pascual ha puesto sus conocimientos, interés y medios económicos “al servicio de esta institución cacereña, participando en la organización y dirección de cursos, desarrollando proyectos de investigación, efectuando donaciones de obras pictóricas y dando apoyo económico altruista al centro y a jóvenes licenciados, mediante becas de estudios”.

 

“Desde el año 1991, Pascual se ha volcado en impulsar el progreso social y económico de Extremadura; su espíritu emprendedor se ha canalizado en actividades que han promocionado el bienestar de los extremeños, beneficiados por el fomento del empleo generado merced a las actividades, iniciativas y proyectos nacional e internacionales que de su mano se han realizado”, ha reseñado la alcaldesa.

 

En palabras de Pascual, este reconocimiento ha supuesto para él “todo un honor”. Hijo y nieto de cacereñas, este cirujano ha explicado que llegó hasta Cáceres porque lo trajeron hasta esta ciudad para participar en el proyecto “más ambicioso” a nivel internacional que ha existido en el terreno de la cirugía de mínima invasión.

 

“Todo el mundo quiere tener un centro de cirugía de mínima invasión como es el extremeño, que se ha convertido en un referente a nivel internacional”, ha subrayado. “Es el espacio más productivo de la región, con trabajadores altamente disciplinados y que cuenta con el apoyo de Israel, la segunda potencia en este terreno”, ha enfatizado.

 

Pascual también ha tenido palabras de agradecimiento hacia aquellas personas que han hecho posible su paso por la ciudad de Cáceres, al tiempo que ha resaltado que “muchos” piensan que el futuro está en las grandes capitales cuando, a su juicio, “eso no es cierto”. “Esta ciudad se encuentra en el enclave perfecto para seguir siendo el referente”, ha concluido.

 

UN ANTES Y UN DESPUÉS EN LA CIUDAD

 

Tras estas palabras, el ex alcalde de Cáceres, Juan Iglesias Marcelo, ha recibido en manos de Nevado el título de Hijo Predilecto. Cabe reseñar que fue regidor en esta ciudad durante 1983 y 1987, además de senador, y durante su mandato la capital cacereña fue declarada por la Unesco Ciudad Patrimonio de la Humanidad.

 

Iglesias nació en Cáceres en 1931, estudió Magisterio y se licenció en Filosofía y Letras por la Universidad Complutense, mientras que fue elegido concejal en 1979 y llegó cuatro años después a la alcaldía. Sobre su labor, la regidora ha recordado que “con Iglesias, la ciudad tuvo un antes y un después tras conseguir el nombramiento de la Unesco”.

 

Nevado también ha apuntado que Iglesias es una persona “muy importante” para la ciudad que, como otros políticos, “ha trabajo sin horarios, quitando tiempo a su familia y a él mismo”. “Gracias a su trabajo, la capital cacereña es una fuente de ingresos en el terreno turístico y esto, junto a su inmensa labor como alcalde y senador, se ha visto hoy reconocida”.

 

En su emotivo discurso, el ex alcalde ha asegurado que este reconocimiento se traduce en “sorpresa, emoción y gratitud, con un punto muy especial” puesto que se trata de un político socialista que recibe este nombramiento a manos de una corporación regida por el PP. “Es por ello por lo que esto se tiene que agradecer por partida doble, un hecho que debe señalar el camino que debe seguir la política en el futuro”.

 

LA VIDA POLÍTICA NO ES UNA GUERRA SIN CUARTEL

 

El que fuera también senador ha explicado que durante sus cuatro años como alcalde “solo existía una voluntad de trabajar” sin infraestructuras técnicas o arquitectónicas. “Es la recompensa de muchos años, me siento muy orgulloso, además, todo esto ha dado sentido a mi vida”, ha resaltado.

 

“Aunque se trata de un reconocimiento personal, debo agradecer a aquellas personas que estuvieron en su día para que hoy yo esté aquí delante de vosotros”. Así, ha tenido palabras de recuerdo para algunos de sus compañeros ya que, a su juicio, “todos ellos constituyeron la base en la que se edificó una estructura política”.

 

Finalmente, Iglesias Marcelo ha reconocido que ha visto a Cáceres pasar por momentos buenos y no tan buenos. También ha asegurado que esta ciudad tiene un futuro “muy real” con un ambiente tranquilo y sosegado, a la vez que ha añadido que “la vida política no es guerra sin cuartel ya que nadie tiene la verdad completa”.

 

“En la política hay que discutir, con lógica, patea construir un futuro comprometido mediante la lealtad, respeto y consideración”, ha resaltado. “Aunque ya no existen, en las hogueras de la Inquisición es donde hoy en día se debería quemar la corrupción”, ha concluido su intervención.

 

Tras ello, la regidora cacereña ha explicado que estos reconocimientos se deben “a la dedicación, transmisión de conocimientos y lucha” de estas dos personas. “Con este acto, la ciudad pone en valor el trabajo de Iglesias y Pascual, quienes nunca han pedido nada a cambio ya que solo buscaban lo mejor para Cáceres”, ha enfatizado.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.