Monseñor Cerro Chavez, Obispo de Coria-Cáceres: ” La iglesia diocesana busca una renovación desde signos pobres

Comparte en redes sociales

El Obispo de Coria-Cáceres, Monseñor Cerro Chavez responde a una serie de cuestiones de máxima actualidad eclesial, a formuladas por Miguel Fresneda para Digital Extremadura y su sección de Religión.

[Img #42484]¿Cuál es la idea claves o ideas madre de su reciente Carta Pastoral “Es tiempo de caminar”: ¿Hacia dónde va ese camino y por qué ahora: por estar en Cuaresma o en una etapa de preparación sinodal? ¿Nos invita a una “auténtica conversión”: en qué consiste realmente, huir de la hipocresía, de la indiferencia o de qué otras tentaciones?

 

 

La clave principal es desde el tiempo litúrgico que vivimos y teniendo presente los grandes acontecimientos eclesiales: Año d ela Vida Consagrada, V Centenario del nacimiento de Santa Teresa y sobre todo el primer Sínodo Diocesano del siglo XXI, tratar de dar respuesta evangelizadora en los momentos que nos toca vivir. Invito con los testigos, como Santa Teresa, a la auténtica conversión, es lo que está diciendo el Papa Francisco de una Iglesia en salida, que se lanza a la evangelización de los pobres.

 

 ¿Cree que podemos vivir la alegría del Evangelio en estos tiempos tan problemáticos y críticos  de muchas más  preocupaciones que a alegrías? ¿Cree que nuestra diócesis va en la línea eclesial y evangélica de “salida hacia las periferias” que preconiza el Papa Francisco y en qué medida nos acercamos a esos planteamientos renovadores?

 

 

 

La Iglesia Diocesana se siente interpelada por el Señor y en comunión con el Papa Francisco busca una renovación desde “signos pobres”, como es nuestra propia existencia. Tenemos que salir a las “periferias” a llevar la Buena Notician del Amor de Dios en los tiempos que nos ha tocado vivir porque ningún tiempo es fácil, todo son oportunidades de crecer.

 

Nuestra Iglesia quiere asumir totalmente el mensaje de renovación y sobre todo de ir a lo sustantivo del Evangelio. Entregar el Amor de Cristo Redentor para ser buena noticia para los que sufren.

 

¿Confía en que sea el Sínodo el principal cauce renovador de nuestra vida eclesial de nuestra diócesis? ¿Está contento con  re trabajo de tantos grupos sinodales que reflexionan en torno a la Exhortación papal “Evangelii gaudium”? ¿Qué les diría a ellos y a los que se han enrolado en dichos grupos de cómo vivir mejor la Cuaresma y la próxima Semana Santa?

 

 

 

Estoy contento con el Sínodo. La labor realizada hasta estos momentos me parece muy adecuada y acertada. Las encuestas han tomado el pulso y han hecho un magnífico diagnóstico de la situación de la Diócesis, que es lo que es. Estoy seguro que la respuesta es magnífica. Animo a todos a participar en los grupos sinodales. Espero que sean muchos los que ejerciten esta corresponsabilidad a la que convoca el obispo y la Iglesia Diocesana.

 

La Cuaresma es un momento de gracia para caminar hacia la Pascua. El Sínodo debe ser una búsqueda de renovación y perfección para dar respuesta a los retos que tenemos para evangelizar.

 

 ¿Quiere añadir algo sobre sus preocupaciones o deseos más apremiantes, o alguna otra recomendación?

 

Animo a todos en estos momentos que nos toca vivir a buscar el Rostro de Cristo Vivo en la Eucaristía y a servirlo en el rostro concreto de los pobres y necesitados. Este es el lema de mi vida episcopal “El Corazón de Jesús, fuente de evangelización de los pobres”


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.