Ricardo III

Comparte en redes sociales

[Img #42705]Este rey, a quien Willian Shakespeare en su famosa tetralogía sobre la historia de Inglaterra tildara de pérfido, asesino vil, jorobado, corrupto, ambicioso… toda una joyita de hombre vamos, murió hace 530 años.



Este hecho habría pasado desapercibido, salvo para los estudiosos de la historia inglesa, de no haber sido porque en el año 2012 fueron encontrados sus restos bajo un aparcamiento municipal donde se conserva parte de un antiguo monasterio y que ahora, tras tres años haciendo a saber qué con los huesos, han decidido enterrarle con todos los honores.



Los ingleses podrán velar durante esta semana hasta el jueves los restos del rey medieval. Seguro que se mueren de ganas de acudir al velatorio porque estos son así.



Si a ese rey le enterraron ahí por algo sería, qué ganas de remover el pasado y qué afán nos ha entrado a todos por buscar restos de gente que murió hace siglos.



¿Nos hemos vuelto locos?



Es como aquí con Cervantes, por fin creen hallar los restos mortales que tanto tiempo llevaban buscando ¿y ahora qué?



Pero de paso se han encontrado con los de su abuela materna que han servido para extraer el ADN mitocondrial, que es algo así como saber si genéticamente  pertenecen a una misma familia aunque no permite la identificación directa pero mira,  han matado dos pájaros de un tiro.



Es decir, que no está garantizado al 100% que los restos encontrados sean los de Cervantes pero sí los de su abuela.



Dentro de 500 años nadie buscará restos bajo aparcamientos o entre los cimientos de un monasterio, sino en las macetas de los geranios ya que cada vez son más personas las que optan por la incineración.

 

Yo prefiero que me entierren, y cerca de mi abuela, por si acaso…


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.