LUNES 27 de ABRIL, el DIARIO de mi vida. Le pido a Monago un debate en Plasencia para hablar de Plasencia. La Plasencia abandonada lo merece.

Comparte en redes sociales

Hoy amanecí en mi querida Olivenza aunque tuve que salir casi de noche. Vuelvo a tener nostalgia de mi casa. Mi coche y yo nos fuimos tempranito camino de Mérida. Reunión del equipo a primera hora y luego con la UGT. Nos han aportado ideas interesantes. Una ya comprometida. En los Concursos Públicos no podrá resolverse en favor de empresa alguna si no se respetan los convenios colectivos. Un mensaje a navegantes. El precio dejará de ser el criterio casi único de adjudicación para pasar a ser también el respeto por los derechos de los trabajadores.

Luego una entrevista de radio y televisión. Y rumbo a Plasencia.

 

Lo dije hace ocho años y lo repito ahora. De no haber sido de Olivenza me hubiera gustado ser placentino. Recorrimos MIRALVALLE, parte de la DATA y SAN MIGUEL. Comimos en la Estación de Autobuses, por cierto muy bien. Un arroz rico y unos calamares sabrosos.

 

Y debo confesar que me ha dolido ver a Plasencia como la he visto. Mejor dicho a los placentinos. Plasencia siempre es hermosa. Pero su gente lo está pasando mal. Considero que es la ciudad de Extremadura más abandonada a su suerte por parte de Rajoy y de Monago. Monago pidió un debate con Pedro Sánchez. Yo le pido a él un debate en Plasencia sobre Plasencia. Se lo debemos a esta ciudad en la que el daño de la crisis se siente por sus calles. En SAN MIGUEL un hombre me pidió que le dijera a Monago que los barrios también son Plasencia.

 

De allí a Oliva de Plasencia, Ahigal y Santibáñez el Bajo. En todas partes veo mucha ilusión. Pero el acto de hoy en el Polideportivo de Santibáñez ha sido de los momentos más emocionantes de los últimos meses de ir y venir por Extremadura. Hemos presentado con orgullo a todos nuestros candidatos y candidatas de la comarca.

 

En Santibáñez el Bajo hay un Colegio a medio hacer. Faltaban 400.000 euros. Y se paró la obra. Monago prefirió traer a W. Allen a tocar el clarinete que terminar el Colegio . Los niños de ese pueblo reciben clases en aulas improvisadas por distintas partes del pueblo. Pablo Alborán, que me gusta mucho, no debe saber que el dinero destinado a patrocinar su gira salió de dejar de hacer colegios.

 

Guillermo


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.