Digital Extremadura

La Policía Nacional desarticula un grupo organizado dedicado al robo en domicilios

Comparte en redes sociales

La Policía Nacional ha desarticulado a un grupo organizado dedicado al robo en domicilios, y ha detenido a cuatro hombres por su presunta autoría de un delito de pertenencia a grupo criminal, robos con fuerza en interior de domicilio y falsedad documental.

[Img #45290]La investigación llevada a cabo por la Brigada de Policía Judicial de la Comisaría Provincial de Badajoz comenzó a principios de este año, cuando tuvieron conocimiento de ciertos robos en interior de viviendas, realizados mediante diversas formas de forzamiento de cerraduras, la gran mayoría sin fuerza aparente, utilizando técnicas que en el ámbito policial se agrupan dentro de las denominadas “llaves falsas”, es decir, con llaves maestras, ganzúas, “bumping”, técnica del “resbalón”, etc.

 

Uno de los últimos casos, perpetrado el pasado 25 de junio en la avenida Villanueva, fue el que permitió desarticular a este grupo, consiguiendo los agentes identificar a dos de sus integrantes y de esta forma poder localizarlos posteriormente, cuando se disponían a actuar nuevamente.

 

Esa tarde de finales de junio entraron en la vivienda, forzando la puerta principal, e intentaron robar una caja fuerte que se encontraba encastrada a la pared, pero ante los fuertes golpes que estaban dando, los vecinos alertaron a la policía, dándose a la fuga.

 

Con las declaraciones de los testigos, los policías lograron la identificación de dos de los supuestos autores.

 

Las pesquisas posteriores dieron como resultado la localización de los cuatro integrantes de este grupo criminal. Concretamente la mañana del pasado 17 de julio fue cuando los agentes llevaron a cabo un dispositivo de vigilancia, iniciando un seguimiento sobre sus vehículos, sumamente complicado debido a las múltiples medidas de seguridad que adquieren en rotondas y avenidas.

 

Finalmente estacionaron en la calle Salvaleon, momento en los policías les detuvieron mientras tres de ellos se encontraban observando telefonillos y portales de los edificios de la zona, localizando un supuesto objetivo, y al cuarto de los integrantes mientras se encontraba junto a sus vehículos, en actitud de vigilancia y custodia.

 

En la minuciosa inspección de los vehículos decomisados se les intervinieron objetos utilizados en los robos con fuerza en domicilios, todos ellos tendentes a la apertura de las cerraduras pero evitando dejar indicios que los incriminen o para ocultar su identidad, tales como destornilladores, alicates, juego de carracas, llaves Allen, espadines, arandelas de diversos tamaños, un trozo de plástico rígido, botes de pegamento y crema hidratante, calcetines, etc.

 

Se les imputan un total de 11 robos con fuerza en interior de domicilio, un delito de pertenencia a grupo criminal y dos delitos de falsificación documental (entre sus pertenencias portaban un pasaporte y una carné de conducir falsos).

 

Los detenidos, cuatro hombres de entre 38 y 44 años de edad, de nacionalidad georgiana, tras la instrucción del atestado han sido puestos a disposición de la autoridad judicial, decretando ésta su ingreso en prisión.

 

EXPERTOS EN ROBOS SIN FUERZA APARENTE

 

Este tipo de delincuentes suelen formar parte de grupos criminales de ámbito internacional, extendiendo su actividad delictiva por todo el territorio de la Unión Europea.

 

Se encuentran jerarquizados y perfectamente organizados, cumpliendo cada uno de ellos su rol.

 

Estudian perfectamente la ubicación de sus objetivos, intentando eludir los sistemas de alarma y grabación, y el contacto directo con personas, cuidando su aspecto y vestimenta de tal forma que no llame la atención, para dificultar su identificación por parte de las fuerzas policiales.

Entre los objetos intervenidos destacan los utilizados para esta especialización delictiva como galgas, espadines y ganzúas: Requieren gran conocimiento y manejo para la apertura de cerraduras sin signos aparentes de forzamiento.

 

Tornillos autoblocantes para extraer el bombín completamente; arandelas y cinta aislante para fijar y hacer fuerza sobre el bombín; trozos de hilo o lana para rellenar el habitáculo donde se introduce la llave y conseguir más fácilmente manipular la cerradura con los espadines; y recorte de plástico semirrígido: para abrir las puertas sin ninguna vuelta de cerradura (método del “resbalón”).

 

También    pegamento, cremas hidratantes y pasta de dientes para tapar mirillas o lubricar tornillos y plásticos cuando se manipulan las cerraduras;  y calcetines utilizados a modo de guante para evitar dejar alguna huella o rastro biológico.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta