Digital Extremadura

Una de mis prioridades es el cáncer

Comparte en redes sociales

Quiero reflexionar en voz alta una vez transcurridas las primeras semanas de la legislatura. Y hoy no voy a hablar del fondo de las cosas, de los temas, de los asuntos públicos, sino de las formas. A la pregunta que me hacen con frecuencia, ¿Qué has notado más de cambio de lo que dejaste a lo que encuentras?, respondo que todo cambio formal o informal en las instituciones es incomparable con el que ha operado en la sociedad. Ese es el gran cambio.

 

La crisis ha hecho sufrir a mucha gente y aún lo sigue haciendo, pero ha servido para saber que los políticos han dejado de interesar  a la ciudadanía y los políticos han vuelto a interesar a la ciudadanía. La diferencia entre los primeros y los segundos está en cómo la ciudadanía entiende ahora la política. Se acabó la cesión de soberanía. Se acabaron los tiempos en los que los votos se daban, ahora se prestan y por un mes.

 

Bienvenida sea esta nueva etapa en la que cada minuto tienes la sensación de que de nada sirve ganar unas elecciones si no eres capaz, cada minuto, de resolver los problemas de la gente. Hoy estoy “jodido”, que aunque no es una expresión políticamente correcta, es la mejor descripción del estado de ánimo y la que mejor se entiende, porque hay enfermos de cáncer en los últimos años y meses que han visto retrasados sus tratamientos porque las máquinas se estropean. Pero lo tengo muy claro: poner los problemas en orden para resolverlos,  significa priorizar. Ahora que vuelve a haber elecciones  pediría que todos tengamos claro cuales son las prioridades. Tienen nombre de persona.

 

Un mensaje para Monago que ha pedido a la Junta de Extremadura una Ley de Crédito Extraordinario para combatir las consecuencias del incendio en Sierra de Gata. Como siempre protegiendo los intereses de Rajoy y del PP. Las consecuencias de las grandes catástrofes naturales las asume siempre el Gobierno de España. Ya estamos trabajando con los ayuntamientos de la zona para presentar la evaluación de los daños. Y donde no llegue el Gobierno, estará la Junta. Pero me resulta chocante que quien ha dejado las arcas públicas a cero, sin presupuesto para la renta básica, para pagar los gastos de medicamentos en las farmacias de aquí a final de año, para hacer frente a las listas de espera sanitarias, sin pagar los seguros agrícolas, sin transporte escolar, sin transporte aéreo… quiera que las consecuencias del incendio las paguen los extremeños. A ver si se entera que, aunque perdió las elecciones, sigue siendo diputado extremeño y no delegado de Rajoy en Extremadura.

 

 


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta