Digital Extremadura

Las obras de la depuradora de la barriada Estación Arroyo-Malpartida se retomarán en breve

Comparte en redes sociales

Las obras de las depuradora de aguas residuales de la barriada Estación Arroyo-Malpartida de Cáceres se retomarán en breve una vez se ha salvado el escollo de la cesión al consistorio de los terrenos donde se está construyendo la citada infraestructura, ya que el suelo pertenecía al Administrador de Infraestructuras Ferroviarias de España (ADIF) y ha sido cedido al ayuntamiento cacereño por un periodo de 75 años.

El alcalde en funciones de Cáceres, Valentín Pacheco, ha aclarado que la Confederación Hidrográfica del Tajo (CHT) renovó en 2012 y hasta 2017, la autorización para vertidos de aguas residuales de esta barriada con la condición de que se construyera una depuradora por lo que el ayuntamiento cacereño solicitó a la Junta de Extremadura la ejecución de la instalación de una depuradora compacta, la cual fue aceptada por la Dirección General de Carreteras e Infraestructuras Hidráulicas a finales de 2013.

 

No obstante, dicho organismo regional determinó que el lugar más idónea para ubicar la depuradora era un terreno propiedad de ADIF por lo que ha sido necesario iniciar un expediente para solicitar la cesión de esa parcela por lo que «las obras se han alargado en el tiempo», ha indicado Pacheco, ya que no se podían terminar hasta que la cesión de los terrenos fuera efectiva.

 

 Así las cosas, durante el 2014 y 2015 se ha ido entregando a ADIF «toda la documentación necesaria» y en marzo de este año se concluye la cesión del terreno de la depuradora por un periodo de 75 años por lo que, «una vez que se ha concluido la cesión procede ahora la continuación de las obras» que realizará la Junta de Extremadura.

 

Por otro lado, la empresa concesionaria del Servicio Integral del Agua de Cáceres, Canal de Isabel II, ya está elaborando también el proyecto para proceder a modificar la red de saneamiento de la barriada con el objetivo de encauzar las tuberías hasta la conexión con la depuradora una vez esté concluida.

 

«No ha existido ningún tipo de abandono ni negligencia sino la circunstancia de que los terrenos pertenecen a ADIF y se han tenido que tramitar los expedientes», ha recalcado Pacheco al tiempo que añade que «no hay abandono» de la barriada por parte del consistorio sino «una situación compleja porque están involucradas varias administraciones».

 

LIMPIEZA VIARIA Y SERVICIO AUTOBÚS

 

 Respecto al asunto de la limpieza viaria de la barriada, Pacheco ha recordado que «se realiza sistemáticamente de la misma manera desde hace diez años» de manera que se limpia tres veces por semana, los lunes, miércoles y viernes en todos los viales, además de un baldeo semestral y la desinfectación y desratización conveniente. «Se hace igual que en otras barriadas», recalca.

 

No obstante, en su intervención ha insistido en que la barriada Estación Arroyo-Malpartida se asiente en terrenos que pertenecen a ADIF y hay algunos viales que no están asfaltados por lo que la limpieza consiste más bien en un desbroce de acerados.

«Los ciudadanos podrán exigir mejoras pero es una exageración decir que nos hemos olvidado de esta barriada, máxime si se hace un servicio de limpieza igual desde hace diez años», insiste Pacheco.

 

Respecto a otra de las quejas de los vecinos relativa al servicio de autobuses que ha dejado de prestarse, el alcalde en funciones ha explicado que este servicio se realizaba a través de un convenio con la empresa de autocares Mena que hacía la línea de Aliseda y entraba en la barriada a recoger viajeros.

 

Esa empresa dejó de existir y pasó a llamarse Eurostar Bus pero, según ha explicado, «se ha dejado de prestar el servicio de forma unilateral y sin previo aviso», por lo que ahora se están buscando soluciones que podrían pasar por la prestación del servicio por parte de la empresa concesionaria de los buses urbanos de Cáceres o a través de un convenio similar con otra empresa que realice un trayecto por esa zona.

 

Finalmente, Pacheco ha incidido en que el ayuntamiento «no ha dejado de pagar» a la empresa que realizaba ese servicio ya que se han revisado las cuentas y «en los últimos 18 meses no se ha presentado ninguna factura por parte de la empresa en el consistorio».

 

«No queremos ni vamos a permitir que esta barriada se quede sin el transporte urbano y se trabajará para que tenga un servicio adecuado a sus necesidades», ha concluido.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta