Digital Extremadura

El Almacén Temporal Individualizado (ATI) que se proyecta construir en la planta, nada tiene que ver con el previsto en Villar de Cañas, Cuenca

EXTREMADURA
Comparte en redes sociales

José María Bernaldo de Quirós, ha aclarado que el Almacén Temporal Individualizado (ATI) que se proyecta construir en la planta, «nada tiene que ver» con el Almacén Temporal Centralizado (ATC) previsto en Villar de Cañas (Cuenca).

 [Img #47514] «Nada tiene que ver ni en magnitud ni a lo que es como instalación, el ATC», sino que el ATI «simplemente es una instalación que nos tiene permitir gestionar nuestro combustible gastado», ha señalado Bernaldo de Quirós a preguntas de los periodistas este viernes en rueda de prensa en Navalmoral de la Mata, sobre este proyecto que hace unas semanas salió a exposición pública.

 

   En su intervención, el director de la Central Nuclear de Almaraz ha explicado que esta instalación se ha «tenido que adelantar porque la perspectiva que ahora mismo tiene el ATC (de Villar de Cañas) se ha complicado», y la instalación necesita contar un «margen suficiente» para almacenar este combustible.

 

   Y es que, según los datos que ha aportado Bernaldo de Quirós, a fecha 30 de junio de 2015, las piscinas de combustible gastado que existen en la Central Nuclear tienen un grado de ocupación del 84,52 por ciento en el caso de la Unidad I, y del 83,79 por ciento en la Unidad II.

 

   Ante esta situación, el director de la central ha calculado que «la capacidad de almacenamiento de las piscinas de combustible no llegan a la vida útil de la planta», ya que se completarían antes de 2020, fecha en la que hasta el momento tiene la licencia de explotación.

 

   Los titulares de la central lleva «mucho tiempo» trabajando en este proyecto, y las previsiones que maneja es que los trámites y autorizaciones puedan estar completados a finales de 2016, para comenzar las obras en 2017, y que el ATI pueda estar operativo en el primer semestre de 2018.

 

   Bernaldo de Quirós ha señalado que el ATC que se autorizó en Villar de Cañas «lleva aparejado un trámite administrativo largo, complicado, con permisos, informes y estudios», por lo que en el caso de la Central de Almaraz debe «anticiparse a los problemas para resolverlos».

 

   El director de la central ha rehusado valorar las declaraciones realizadas por responsables de la Junta sobre la construcción el ATI, y que ha considerado «absolutamente respetable», y ha señalado que ellos cumplirán «todos los requisitos» y someterán a la administración este proyecto.

 

   En ese sentido, ha considerado que el ATI «se puede licenciar y se puede llevar a cabo», ya que según ha dicho, todas las centrales nucleares de España cuentan con un almacén de este tipo en la actualidad, excepto las de Almaraz y Cofrentes.

 

   En cuanto a los datos generales de este proyecto de Almacén Temporal Individualizado (ATI), Bernaldo de Quirós ha avanzado que tendrá una «capacidad muy limitada», de 20 contenedores con 32 elementos de combustible cada uno, por lo que podría alojar en total 640 elementos de combustible gastado.

 

   Según se recoge en el proyecto, el ATI es una «instalación muy sencilla», consistente en una losa de almacenamiento, de hormigón, de 51 metros de largo por 20 de ancho, y un metro de espesor. Estará «ligeramente enterrado por debajo del nivel del terror» y contará además con un muro perimetral de cinco metros de altura, así como doble vallado perimetral.

 

   El presupuesto de construcción del ATI es de 24 millones de euros, ha destacado el director de la Central Nuclear de Almaraz.

 

   Bernaldo de Quirós ha destacado que en el caso de que este ATI no recibiera la licencia de construcción, cuando las piscinas de combustible que actualmente existen llegaran a su ocupación total, entonces «la planta no podría seguir con su actividad».

 

  «Si no se saca el combustible, la capacidad es la que es, y si no podemos almacenar en seco o mandar al ATC directamente, pues tendría que cesar la operación de la planta», ha señalado su director, quien ha señalado que en este supuesto supondría un «enorme impacto» para la zona en la que está asentada, tanto en empleo como en ingresos.

 

   Finalmente, y sobre el hecho de que la autorización de explotación de la planta finalice en 2020, Bernaldo de Quirós ha reiterado que «la voluntad, por supuesto es solicitar una renovación» de esta licencia.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *