BMW 540i, paquete M, tracción total: MAGIA BORRAGIA A TODA VELOCIDAD

Comparte en redes sociales

Alfonso González Abril. La nueva serie 5 de BMW está muy bien. Las líneas generales del coche son elegantes y deportivas a la vez con el peligro que estos diseños conllevan. Pero BMW ha sabido hacer un coche elegante y deportivo. Cuando lo miras no da la impresión de ser lo grande que es (casi 5 metros de largo). Este BMW que viene con el paquete deportivo M tiene elementos diferenciadores de sus hermanos, como son las llantas negras, las pinzas de frenos pintadas en azul (enormes por cierto) y todo el paquete aerodinámico que trae el coche y que queda muy bien integrado en la línea elegante de los serie 5. El coche es largo y ancho. También es bajo y quizás por eso no está atacado en su diseño. Precioso por fuera. Eso sí, ojo con los colores ya que combinar llantas negras con ciertos tonos de carrocería tiene su peligro. El modelo que me disponía a probar tenía un color gris verdoso que para mí no era el más adecuado. No es que quedara mal pero hay otros colores en BMW que le sientan mejor a esta excelente berlina.

Abro la puerta y me siento al volante. El asiento es comodísimo. Los dos relojes principales del cuadro de mandos son digitales y cambian de color según el modo de conducción seleccionado, muy a la moda de los mercados actuales. Preside el frontal interior una pantalla enorme, táctil y que se puede configurar de mil maneras. Su resolución es excelente. El volante M del coche es perfecto. Todavía no he encontrado un volante mejor que el actual M de BMW por tacto, calidad, diámetro y grosor. Piso el freno y aprieto el botón de arranque.

Surge el bonito sonido ronco de los motores gasolina BMW. En este caso se trata de un 3.000 cc y 6 cilindros que da una potencia de 350 cv. Salgo del concesionario CERES MOTOR de Cáceres y me doy cuenta que la potencia del coche, que es mucha, se gestiona con gran facilidad. Hay coches muy potentes que no son aptos para todos los conductores pero no es el caso de este BMW 540i. Circulando por el polígono industrial no tenía ningún problema en ir tranquilo, sin tirones. El coche transmite total confianza desde el primer segundo.

Me incorporo a la autovía y aprieto el acelerador. Que sensación de poderío. La aguja del cuentavueltas sube hasta las seis mil y pico vueltas. Cómo empuja. Maravilloso. Qué bien suena. Hay potencia para lo que quieras y más. Pero tiene un pega curiosa. El motor se oye poco y aunque esto es una virtud en la mayoría de los casos no lo es en este coche porque el motor produce un sonido tan espectacular que oirlo tan bajito es un pena.

A velocidades legales y en el modo confort de conducción el coche es comodísimo. La suspensión está muy bien resuelta. No es nada incómoda. El coche no se mueve y no se oye. Es todo un descanso ir en él. El equipo de sonido es buenísimo. Por supuesto tiene todo lo necesario para poner música desde el teléfono y con un calidad extrema.

Asesorado perfectamente por Paco Dávila me dispongo a probar los distinto elementos de seguridad que tiene este BMW. Pongo el control de velocidad activo. Nos acercamos a un vehículo y el coche frena solito. Sin ningún problema y lo suficientemente lejos para no poner en estrés al conductor. El asistente de salida de calzada funciona a la perfección. Vibra el volante lo justo y el coche se mete de nuevo en el carril. Sensacional. Vamos a rizar el rizo y conecto el modo de conducción automático. Suelto las manos del volante (dejándolas muy cerca del mismo, eso sí) y el coche toma la curva de la autovía a la perfección, vuelve a frenar porque nos acercábamos a otro vehículo. Me quedo detrás del mismo sin tocar un pedal ni un botón. El vehículo que nos precedía se sale de la autovía y nuestro BMW vuelve a acelerar a la velocidad indicada en el control. No he tocado nada en todo esta operación. Alucinante. Increíble. Sensacional. Todo hecho con una suavidad y efectividad de matrícula de honor. Hasta pusimos el modo visión nocturna para probarlo. El coche tiene todos los elementos de seguridad que penséis y alguno más. Si os los relatara, me saldría un artículo muy muy extenso.

Vamos a lo mejor. Al fin y al cabo es un BMW y había que probar el ADN de la marca. Salgo a carretera convencional y conecto el modo sport. Tablero del coche en color rojo y a disfrutar. Porque se disfruta mucho con este coche. A la más mínima insinuación del acelerador, empuja como una bestia. Las curvas las enlaza una tras otra sin rechistar. La dirección es asombrosa, rápida y directa pero sin ser molesta. Se acerca una curva cerrada un poco deprisa. No hay problema. El coche frena muchísimo. Negocio la curva sin inconveniente. Gira completamente plano. La tracción total consigue que las salidas de las curvas sean un ejercicio cercano al éxtasis. Enredo un poco con las levas que hay tras el volante. Pero solo um momento. No hace falta en absoluto usarlas. El coche gestiona la caja de cambios de ocho velocidades a la perfección. Si quieres ir tranquilo mete las marchas a pocas vueltas y si quieres un poco más de alegría, engranará las marchas en la zona alta del cuentavueltas. Sublime.

Como os contaba antes, el interior es excepcional. Asientos de cuero, techo solar, equipo de sonido premium, materiales nobles, etc. Tiene todo lo que se puede esperar de una berlina de lujo. La posición al volante es perfecta. El asiento se regula en míltiples posiciones y por supuesto de forma eléctrica. Aprieto un botón y comienza a darme un masaje por las distintas parte de la espalda y las nalgas. Orgásmico. En la parte trasera dos personas irán mejor que tres. Asientos cómodos, climatización para la zona trasera, pantallas grandes… Sigo sin comprender por qué no consiguen un poco más de espacio para las piernas. No es que esté mal pero con el tamaño del coche se podía haber logrado algo mejor. El maletero es grande y regular. Correcto.

Volvemos al concesionario pero no ha acabado la prueba. Este coche viene con una App para el teléfono desde la que puedes controlar un sin fin de parámetros. Encender las luces, abrir y cerrar las puertas, tocar la bocina o programar la temperatura interior un rato antes de montarte para que el BMW esté climatizado al entrar. También te dice los datos del ordenador del coche como la velocidad media, consumo, etc. Incluso cada cierto tiempo se hace una autofoto para que veas en tu teléfono en que estado se encuentra. Magia total.

Un coche bonito y que si le quitas la denominación pasa desapercibido. Rapidísimo, cómodo y divertido. Con toda esta dotación es caro, no lo niego, pero vale cada euro que cuesta. Os lo aseguro. BMW lo ha vuelto a conseguir, ha fabricado una berlina excepcional.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.