El caso del ruido en La Madrila cacereña, a juicio con 13 imputados

Comparte en redes sociales

A los dos ex cargos públicos se les acusa de ser responsables de la contaminación acústica en la zona de ocio de La Madrila entre 2007 y 2011, para quienes la Fiscalía pide un año y nueve meses de prisión para cada uno de ellos.

En cuanto a los once empresarios al frente de los nueve establecimientos denunciados, el Ministerio Público ha solicitado la pena de tres años de prisión para cada uno de ellos.

El juicio, que será visto en el Juzgado de lo Penal 2 de Cáceres, está previsto que dure alrededor de un mes y medio, lo que lo convierte en uno de los procesos más largos vistos en esta sala.

Tras una larga instrucción de casi cinco años, el “caso del ruido” de La Madrila llegará por fin a juicio y volverá a sentar en el banquillo a Carmen Heras, que ya fue condenada a ocho años de inhabilitación por la forma de pago al Festival Urban Screen, aunque la sentencia no es firme y está recurrida.

La Fiscalía apunta que los barrios cacereños de La Madrila y Peña del Cura habían sido declaradas Zonas Ambientales Protegidas en diciembre de 1996.

A pesar de ello, los vecinos, al menos desde 2007, han estado sufriendo unos altos niveles de ruido en el interior de sus domicilios emitidos por los establecimientos de ocio.

Para el Ministerio Fiscal ni la entonces alcaldesa ni el concejal “adoptaron cada uno dentro de sus competencias las medidas idóneas para la protección del medio ambiente y de la salud de los vecinos”.

Aunque se adoptaron sanciones económicas, éstas “no impedían la continuidad de los ruidos” o “no resolvían los expedientes”.

Además de la pena privativa de prisión se solicita para ellos la inhabilitación para empleo o cargo público durante un periodo de diez años.

Los locales afectados son Maquiavello, LaBelle, Tacones, Súgar, Submarino, La Cuerda, discoteca Down, Barroco y Latinos, muchos de ellos ya desaparecidos.

A sus once responsables también se les exige el pago en concepto de responsabilidad civil a una veintena de vecinos cuyas cantidades tendrá que decretar la Sala y que la acusación particular cifra en 297.000 euros.

La Fiscalía señala que esta exposición continuada al ruido ha causado “situaciones de depresión y ansiedad a los vecinos”, todo relacionado con los trastornos del sueño


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.