Según el Cluster, ” los datos indican que hay una tendencia al alza en la ocupación hotelera y extrahotelera en la región, aunque con comportamientos diferentes durante los meses de verano; aquellos establecimientos de mayor clasificación han registrado una ligera merma en ocupación y gasto, sobre todo en agosto; en cambio los hoteles de menor clasificación han experimentado un leve incremento en ese mismo mes. Esto puede deberse al encarecimiento de precios en los destinos de verano tradicionales que afectan a lugares de paso como Extremadura.”

El turista que viene a Extremadura en verano, exceptuando el de paso, sigue estando muy comarcalizado; aquel de estancias más largas sigue buscando el norte de la región o ciudades con una oferta concreta, como el caso de Mérida con el Festival de Teatro que arroja unos datos excelentes. Desde el Clúster de Turismo hay una convicción clara de que, aumentando la oferta cultural y turística en los meses de verano, crecería el interés por un destino concreto, como pone de manifiesto el festival emeritense.

Por otro lado, la creciente proliferación de apartamentos ilegales, a pesar del esfuerzo de la administración extremeña, con especial incidencia en las ciudades de Cáceres y Mérida, supone una merma importante en los ingresos de hoteles y alojamientos rurales.

Muy negativas son las menciones constantes en los informativos de televisión y radio de calor extremo en la región, porque disuaden al turista que viene, o pasa, por Extremadura y no ayudan a afianzar la región como destino para los meses de verano.

Desde el Clúster del Turismo de Extremadura se destaca como muy positivo el mayor interés por el turismo activo, como el turismo náutico o el de aventura que, en algunos casos, casi ha doblado el número de usuarios. Algo que demuestra que la especialización y el incremento en la oferta de actividades de ocio relacionadas con el medio ambiente son una opción perfecta para fijar al turista en destino y aumentar los días de estancia media, así como el gasto.

Tampoco ayudan la falta de transportes rápidos y fiables, como el tren o el avión, que siguen siendo un lastre para Extremadura, no sólo para el sector turístico, sino para el resto de sectores económicos de Extremadura.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here