ECOLOGISTAS SE OPONEN A LA PRÓRROGA DE LA CENTRAL DE ALMARAZ HASTA EL 2028

Comparte en redes sociales

Ecologistas en Acción de Extremadura quiere hacer llegar al Ministerio y al Gobierno de la Nación su preocupación sobre la decisión a tomar por el ejecutivo, instándole a que afronte con valentía el problema que supone la energía nuclear, y que no demore aún más un verdadero modelo de desarrollo sostenible para la comarca de Campo Arañuelo, que permita a los pueblos de la zona un futuro económico independiente de la central nuclear.

La organización ecologista no esperaba otra decisión por parte del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), ya que tiene claro que este organismo, a pesar de su nombre, nunca se ha preocupado por la seguridad de la ciudadanía y sí de la “seguridad” económica de las eléctricas que operan con energía nuclear. Sin embargo, espera que el Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico, que es quien debe otorgar la autorización definitiva, no se pliegue a las presiones de las multinacionales eléctricas. Máxime cuando la Central Nuclear de Almaraz es la más  obsoleta de España y la más peligrosa, como lo demuestra la multitud de incidentes y accidentes que arrastra en los últimos años.
La continuidad de unas decenas de puestos de trabajo no puede comprometer la seguridad y la salud de miles de personas. Incluso, mientras llega ese necesario plan económico para la comarca de Campo Arañuelo, el futuro laboral de la zona estaría garantizado mediante el desmantelamiento de la central. Ha quedado demostrado que éstos trabajos generarían, incluso, más empleos que los que mantiene ahora la central, con lo cual se conservaría e incrementaría la tasa de actividad de la zona.Por todo ello, la organización exige al Gobierno de España y al Ministerio para la Transición Ecológica que no prorrogue la explotación de la central nuclear de Almaraz más allá de la vida útil para la que fue diseñada, es decir, más allá de 2020 para el reactor 1 y del 2021 para el reactor 2. Asimismo, recalca que es tiempo de apostar todo el esfuerzo en un futuro verdaderamente sostenible, para lo que Extremadura tiene un gran potencial de desarrollo.

En este sentido, Ecologistas en Acción recuerda que la energía nuclear supone un triste pasado y que, además, no ha sido capaz de abaratar el precio que la ciudadanía paga por la electricidad. Su producción supone un sobrecoste en el recibo de la luz, ya que es un 5’8% más cara que la energía solar, entre otras. Pero más allá del precio del kW, su verdadero coste es incalculable porque habría que incluir el confinamiento y la custodia, durante miles de años, de los peligrosos residuos radioactivos que se han generado hasta ahora y que se van a seguir produciendo durante los próximos ocho años.

Para el grupo ecologista, es completamente inadmisible continuar viviendo bajo el riesgo de que se produzca un accidente catastrófico en Almaraz. Tampoco consideran tolerable que se sigan generando ingentes cantidades de residuos nucleares radiactivos que, a día de hoy, nadie sabe cómo tratar y que se convierten en una sobrecarga para el erario público, en el presente y en el futuro; dinero que podría ser invertido, por ejemplo, en sanidad. Las generaciones futuras deberán soportar el gasto inasumible de su almacenamiento durante cientos y miles de años ya que, a partir del año 2070, las empresas quedarán eximidas de asumir ningún coste respecto a la gestión los residuos.

La población en general, y las organizaciones ecologistas en particular, esperan de este Gobierno, que se autodefine como defensor del medio ambiente, que actúe con decisión y valentía, y que no conceda la prórroga de funcionamiento para Almaraz, dado que lo contrario sería absolutamente decepcionante.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta