Ediles populares y no adscritos cacereños proponen que la Cruz de los Caídos se dedique a la memoria de todos los cacereños desaparecidos por la pandemia

Comparte en redes sociales

El Grupo Municipal Partido Popular y los concejales no adscritos Teófilo Amores, Francisco Alcántara y María del Mar Díaz presentan una moción al Pleno del próximo jueves día17, en la que proponen que la Cruz de los Caídos se dedique a la memoria de todos los cacereños desaparecidos a consecuencia de la pandemia de COVID-19 y que el Ayuntamiento se oponga contra cualquier intento tanto de erradicar la Cruz de su ubicación actual como, incluso, de su derribo.

En la moción se recuerda que en 1937 el ayuntamiento Pleno de Cáceres acordó sustituir la “Fuente del Lápiz” (también conocida como “La Palmatoria”, por su forma) por una cruz de piedra. Se inauguró en mayo de 1938, dedicada a la memoria de una parte de los fallecidos a consecuencia de la guerra fratricida que por entonces se libraba en suelo español.

Al aprobarse la Constitución de 1978 la mayor parte de la población cacereña no la relacionaba ya, en absoluto, con la Guerra Civil pues había devenido, desde muchos años antes, a ser un punto de referencia y de encuentro, había sido la propia dinámica de la sociedad cacereña la que había desvinculado por completo el monumento de cualquier connotación bélica.

En 1986, el ayuntamiento gobernado por el Partido Socialista Obrero Español, en sesión plenaria y por unanimidad, decidió descontextualizar de un modo oficial el monumento de su dedicatoria original y dedicarla a la memoria de todos los fallecidos en aquel evento, sin exclusión.

Fue a partir de 2007 con motivo de la aparición de la Ley de Memoria Histórica cuando una pequeña y poco representativa parte de la población pretendió que este monumento municipal quedara sometido a la aplicación de dicha Ley. Sin embargo, reiterada jurisprudencia ha venido declarando que las decisiones de los Ayuntamientos plenamente democráticos referentes a estos monumentos descontextualizan de modo indubitado a los mismos del sometimiento a citada Ley.

Han transcurrido 84 años desde su construcción, y en todos estos años los cacereños no han relacionado la Cruz con acontecimientos luctuosos sino, más bien, han considerado a este monumento municipal como un punto de referencia, un lugar de encuentro, un lugar geográfico perfectamente localizado por todos, y que ha servido de referencia a varias generaciones.

Por todo ello, entienden que resulta fuera de lugar seguir relacionando al monumento con acontecimientos sucedidos hace casi un siglo y, al igual que se ha hecho con algunas plazas, avenidas y calles de la ciudad, cuya dedicatoria ha sido modificada ‘por razones de oportunidad’, consideran que la Cruz debe dedicarse a la memoria de todos los cacereños que han perdido su vida a consecuencia de la pandemia de COVID-19 que a tantos cacereños se ha llevado por delante y que han tenido un escaso reconocimiento en un pequeñísimo y apartado monumento impropio de la catástrofe sufrida por nuestra sociedad.

Y  proponen dedicarla al recuerdo de todos los cacereños fallecidos a consecuencia de la COVID-19, en consecuencia, se cambiará la inscripción actual por otra que exprese: “A los fallecidos a consecuencia de la Pandemia de COVID-19”.

Asimismo ratificar de modo expreso la descontextualización que realizó la Corporación de 1986 llevando la misma mucho más allá, de modo que quede referida exclusivamente a lo indicado en el punto anterior; y que el Ayuntamiento de Cáceres se oponga y actúe jurídicamente, incluso con la acción en Tribunales, contra cualquier intento tanto de erradicar la Cruz de su ubicación actual como, incluso, de su derribo.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.