El ex-consejero de Cultura Paco Muñoz recibe un homenaje por su jubilación

Comparte en redes sociales

En el escenario del teatro se han sentado sus hijos, Guillermo y Bruno, el guardián del Monasterio de Guadalupe, Fray Guillermo, el expresidente y el actual regidor de la Junta extremeña, Rodríguez Ibarra y Fernández Vara respectivamente, el presidente de la Diputación, Miguel Ángel Gallardo, al socialista Francisco Fuentes y al director del consorcio López de Ayala, Miguel Murillo.

En sus intervenciones todos han destacado el carácter trabajador, el buen humor, las grandes iniciativas y la singularidad de un hombre como Francisco, Paco, Muñoz. Pero también los malos y dolorosos momentos que la gestión política es capaz de provocar. Por ello, Juan Carlos Rodríguez Ibarra no ha dudado en dirigirse a sus hijos para decirles que “cuando os digan y os hablen del Palacio Manuel Rojas, de la Biblioteca Regional de Extremadura, del Consorcio López de Ayala, del Palacio de Congresos de Mérida, de la Orquesta y del Coro de Extremadura, del MEIAC, de la remodelación del Museo Vostell de Malpartida, de la Red de Teatros, de la Academia Europea de Yuste, de la recuperación de la Vía de la Plata y de la campaña de un pueblo sin biblioteca, podéis decir eso lo hizo mi padre como parte de las cosas que logró”.

 En su turno de intervenciones el presidente de la Diputación pacense, Miguel Ángel Gallardo, ha indicado que “vivimos en el día de hoy un encuentro muy singular, como singular es la persona a la que en este acto se le reconoce”. El protagonista ha escuchado de su boca que “somos muchos los amigos que hoy hemos querido estar aquí, fundamentalmente porque entendemos que la cultura en Extremadura tiene nombres y apellidos, los de Paco Muñoz”. O que la cultura no se entiende la cultura sin él.

A continuación y en nombre de la institución le hizo entrega de un obsequio en nombre de todos los trabajadores y como recuerdo de la que ha sido su casa.

Ha cerrado el acto el protagonista del acto contando la anécdota de que solo dos personas le llaman Francisco, una es Fray Guillermo, “que me llama así sin el don, y otra es mi Pedro, el que fue mi conductor durante 12 años, la persona con la que más he convivido aparte de Pilar, la que fue su esposa.

   Confesado “que un acto como este me produce cierto pavor e inquietud”, ha recordado que el López de Ayala “es un teatro importante para la ciudad y para el país y que se salvó gracias a los socialistas y a José Manuel Villafaina pero que se rehabilitó gracias al impulso de José Borrell, que lo incluyó en un proyecto que se llamaba los teatros y auditorios de España, el primer 1% que se aplicó a la cultura”.

No ha dudado en retrotraerse a la Expo 92, “un escaparate para todo el mundo, también para Extremadura y para la cultura, pues fue un acicate más allá de los cohetes de feria, pues para Muñoz faltaban dos cosas, gente preparada e instrumentos con capacidad de continuidad en la gestión de espacios y eventos culturales. “Y ahí tenemos responsables públicos, como Ruíz de Gopegui que promovieron los primeros cursos de gestores culturales y consorcios como el que gestiona este teatro”, ha añadido.

A partir de ahí, ha indicado que todo fue más fácil, explicando que la demanda de los alcaldes a Ibarra pidiendo una doble demanda, agua y bibliotecas, se cumplió llevando la primera a las casas de los extremeños y creando la ley de bibliotecas de Extremadura. “ a primera ley de contenido cultural que aprobó la Asamblea de Extremadura en 1996”, ha destacado. Vinieron después la ley de Patrimonio Histórico y Cultural y la de creación del Instituto de la Mujer, de la Juventud y de Archivos y Patrimonio Documental, además de encontrarse por el camino “con importantes compañeros de viaje, como los ayuntamientos, las diputaciones, las cajas de ahorro y potenciando as universidades populares. Respecto a estas últimas no ha dudado en afirmar que “no hay algo más hermoso que un taller literario impartido por un escritor en el que participan personas de 70 años junto a otras de poco más de 20”, o cómo surgían nuevos artistas becando sus proyectos con la beca Francisco de Zurbarán que generalmente servían para producir una exposición.

En otro  momento de su intervención ha nombrado a José Saramago, quien presidió durante años el jurado de los premios Extremadura a la Creación que se concedieron a personalidades como Juan Goytisolo, Sánchez Ferlosio, Alicia Alonso o Enrique Morente. Y es que según Muñoz “teníamos la suerte de contar con el mejor traductor de portugués, el poeta Ángel Campos Pampano”, director de la revista Espacio/Espaço Escrito, siendo presidente de la Diputación Ramón Ropero.

No se ha olvidado en su discurso de Diego Muñoz Torrero, el gran constitucionalista de las Cortes de Cádiz, natural de Cabeza del Buey y de su    busto que por fin luce en el Congreso de los Diputados. Como tampoco ha dejado de referirse a la exposición que en 2012 la Diputación organizó, junto a la edición de un magnífico catálogo, dedicada a Extremadura y la Modernidad y que recogía el aporte singular de esta tierra a la construcción del edificio constitucional.

 Asimismo, ha hablado del proyecto Alba Plata destinado a recuperar y revitalizar la histórica Vía de la Plata, “nuestro Camino de Santiago”, o a la necesidad de preservar el patrimonio y la arquitectura popular en los más de 30 conjuntos históricos de Extremadura, junto a las ayudas técnicas y económicas en las áreas de rehabilitación integral.

Otros hitos referidos por Muñoz han sido la orquesta sinfónica y el coro de Extremadura que se estrenaron en Guadalupe, la figura de Fernando Tomás Pérez González, director de la  editora regional, y la mención a los jóvenes y los espacios de creación como alternativa al botellón.

Para finalizar,  Paco Muñoz ha declarado que “he querido trasladaros retazos, impresiones, valores que a mi me siguen conmoviendo. He tenido la suerte de ser feliz en mi dedicación política y profesional, no olvido a los que me apoyaron, soy leal con los que como Fray Guillermo me mandaron un abrazo cariñoso en momentos apurados.. En fin, ya sabéis que existen dos acepciones conocidas de la cultura, aquella que resumen los valores que cohesionan un grupo y la que aporta una pátina de conocimientos. Existe otra menos usual: la cultura como instrumento para superar el dolor humano. Por eso fuimos pioneros en firmar un acuerdo con las diputaciones y la Universidad de Extremadura que restituyera la dignidad y el buen nombre de los que perdieron l,a vida o sufrieron las consecuencias de la Guerra Civil”

Y la dedicatoria del final la ha dirigido a su familia y las personas que le quieren.

Tras las intervenciones la Asociación de Gestores Culturales, la Fundación Ciudadanía y Mujeres Progresistas le hicieron entrega de un recuerdo.

 

 

 


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.