El impacto del juego en el auge económico de España

Comparte en redes sociales

España es uno de los países pioneros en regularizar los juegos de casino online y apuestas deportivas, pues ante la inminente realidad de los juegos de azar que han existido desde tiempos inmemoriales, el gobierno español decidió reconocer este sector y dar luz verde a la industria de casinos y apuestas otorgando licencias para tomar el control fiscal y supervisar el juego para evitar fraudes y establecer una política de Juego Responsable.

Esta regularización ha dado pie a que cualquier jugador pueda acceder a un operador desde cualquier lugar del mundo, como acceder a un online casino chile con licencia legítima dentro del territorio español para jugar a las tragamonedas o cualquier otro juego de mesa.

Asimismo, un jugador se puede financiar el juego con tarjeta bancaria, monederos electrónicos o cualquier divisa y criptodivisa al instante en un casino deposito minimo, sin generar grandes gastos para un momento de diversión. Ahora bien, esta revolucionaria forma de diversión, propia de esta era digital, ha generado un gran impacto positivo en la economía española, que mencionamos a continuación.

El boom de la economía española con los juegos de casino

La industria de los juegos de azar en España tiene grandes movimientos financieros que alcanzaron casi los 42 mil millones de euros al año, muy superior al sector de restauración, que están entre los 35 y 40 mil millones anuales. Cada compañía de la industria de juegos facturó en 2018 más de 9 mil millones, que en porcentajes representó el 0,9% del PIB (Producto Interior Bruto) y crearon al menos 85 mil puestos de trabajo.

Este sector está completamente regulado por el Gobierno Central y por las Comunidades Autónomas, que genera en impuestos concretos al menos 1.800 millones de euros cada año, según las estadísticas recogidas por la DGOJ, Dirección General de Ordenación del Juego, ente dependiente del Ministerio de Hacienda. Esta recogida de datos tiene en cuenta todos los juegos de azar que incluye el juego de la Once y la Lotería, y las actividades de compañías privadas como salones de juego, casinos y casas de apuestas deportivas. Se trata de un asunto realmente complejo, dado que la facturación conocida de la industria de los juegos de azar solo refleja una parte, y es la que técnicamente se le reconoce como GGR, es decir, la cifra de Juego real o la diferencia entre lo que realmente se juega y se distribuye como ganancias.

La industria de los juegos de azar está en un momento emergente con el impacto de la tecnología y la innovación de juegos, mientras que la oposición más dura y crítica también aumenta con la actividad debido al temor a que haya un crecimiento del juego problemático y de ludopatía.

Según afirma la DGOJ, una cuarta parte de los españoles comienza el juego sin cumplir la mayoría de edad legal, que son los 18 años, pero cuando la alcanzan, estos jugadores suelen aumentar sus gastos en apuestas.  De hecho, el gasto anual medio de los jóvenes con edades entre los 18 y 26 años en estos últimos años es de más 200 euros, cifra que no ha parado de aumentar hasta en un 30%.

El auge de los casinos en estos últimos tiempos se debe en gran parte a la buena fama que han adquirido en estas últimas décadas, gracias, entre otras cosas, a la publicidad derivada de la producción de películas con temáticas de casinos, como por ejemplo, Casino Royale con el agente 007 James Bond, y muchas otras donde han participado grandes actores de Hollywood. Estas películas han contribuido a extender la idea de que los casinos son sitios glamurosos donde cualquiera puede ir a jugar las cartas en una noche de diversión, probar suerte, ganar dinero y sentir el poder de la gloria.

¿Cómo contribuyen los casinos online en la economía española?

Por otro lado, los juegos online en España son otra fuente potente de ingresos que también contribuyen al crecimiento de las arcas del Estado, puesto que se han convertido en la forma inmediata para muchos jugadores de acceder al juego desde el móvil sin tener que hacer más gastos en desplazamientos y todo desde la comodidad del sofá de la casa.

Esta industria eGaming está regulada en España y opera bajo la licencia de la DGOJ siempre y cuando cumplan con requisitos estrictos de protección al jugador. De hecho, uno de estos requisitos es demostrar al Estado la potente capacidad financiera que poseen para hacer frente a cualquier pago por más millonario que sea. Además, estos operadores deben pagar impuestos superiores a los casinos físicos.

Los casinos online también crean empleo dado que sus compañías tienen sus sedes físicas,  contratando a los crupieres para transmisión en directo, teleoperadores, administradores, señores de la limpieza, publicistas, entre otros.

Los datos estadísticos recogidos por expertos demuestran que los países con el juego regulado tanto a nivel online como físico han proporcionado empleo y permiten a los jugadores de todas las generaciones contar con muchas más opciones en cuanto a elegir juegos de azar, generando mayor apoyo y mayor consumo que termina por impactar positivamente en la economía del país.

 


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta