La evolución del precio mayorista ha encendido las alarmas en el Gobierno y entre la gran industria consumidora de electricidad. El equipo energético de la ministra Teresa Ribera busca contra reloj fórmulas para reformar el mercado y buscar un alivio en los precios. En dos semanas la titular de Transición Ecológica comparece en el Congreso para dar explicaciones sobre el fuerte encarecimiento del recibo, momento que podría aprovechar para anunciar sus planes.

Las empresas energéticas atribuyen el comportamiento actual de los precios a puros factores de mercado. Por un lado, se ha reducido la oferta de energía renovable eólica -más barata- y se ha sustituido por un aumento de electricidad generada por las centrales de gas y de carbón. Este cambio se produce en un momento en el que el precio de este mineral cotiza en máximos de 2011 por el encarecimiento de los derechos de emisión de CO2 y el gas sube propulsado por el alza del petróleo, que ya coquetea con los 80 dólares por barril.

Sin embargo, el Gobierno ve una mano negra en el comportamiento «atípico» de los precios y ha instado tanto a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) como a la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC) a que endurezcan sus investigaciones sobre precios, tanto en la parte financiera que abarca los contratos de futuros como en la parte técnica que ocupa el coste de generación. El regulador energético lleva a cabo una análisis en profundidad sin que por el momento haya encontrado comportamientos ilícitos.

De forma paralela, la Secretaría de Estado de Energía que dirige José Domínguez, ex presidente de Abengoa, estudia una reforma del sistema que reduzca sus costes, eleve la competencia, reduzca el peso de las grandes eléctricas en el mercado y cambie el papel de la energía hidráulica como «estabilizador» del mercado. Esta tecnología es la que hoy fija el precio del mercado en la mayor parte de horas de la jornada y, al tratarse de un modelo marginalista, todos los generadores cobran ese precio al margen de cuáles sean sus costes de operación.

Este miércoles es, por tanto, el día con el precio de la luz más caro en lo que va de año para aquellos hogares y empresas que tienen su factura ligada directamente al mercado mayorista a través del Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPC), sustituto de la antigua tarifa regulada.

Por suerte para el consumidor, un 60% del recibo que paga al final de mes está compuesto por costes regulados fijos que no varían -entre los que se incluye el pago de las redes, las primas a las renovables, el coste de abaratar la luz en Canarias…- e impuestos, lo que amortigua tanto las subidas como las bajadas del precio de la energía. Por ejemplo, el incremento del recibo entre el 1 de agosto y hoy para un consumo medio de 200 kilovatios hora (KWh) será de alrededor de 4,5 euros.

La mala noticia es que este aumento de la factura puede prolongarse durante los próximos meses si se tiene en cuenta el coste del MWh que marcan los contratos de futuros. El mercado Omip, donde se registran los contratos que vaticinan el precio eléctrico, anticipa un precio medio de 71 euros por MWh en el último trimestre del ejercicio, lo que supone un nuevo encarecimiento con respecto a los 64 euros del mes de agosto más caro de la última década.

Las grandes eléctricas quitan hierro a la subida y aseguran que un 60% de los consumidores domésticos es ajeno a la volatilidad del recibo al haber contratado su suministro en el mercado libre a un precio fijo. No obstante, los datos proporcionados por Red Eléctrica y la CNMCmuestran que el coste de la energía en el PVPC en el conjunto del año (0,12 euros/MWh) sigue estando aún por debajo del ofertado por las compañías privadas, sin contar los descuentos temporales de hasta el 15% que las empresas compañías ofrecen en los primeros años de suministro o por contratar servicios adicionales.

Fuente: EL MUNDO.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.