Javier García Pajares no deja de sorprender con su actitud vitalista que no le frena, al contrario, le impulsa aa superar obstáculos, uno tras otro.

Javier García Pajares, lanzándose en paracaídas.

” El sordociego extremeño  ha realizado su primer salto en paracaídas. Además, y como ya se sabe, es un gran aficionado a la montaña.

La sonrisa de Javier, previa al salto, era de felicidad por lo que iba a hacer. Pero el miedo, segundos antes de lanzarse, iba por dentro… duró hasta verse flotando en el aire. “He abierto los brazos y el aire me ha dado en la cara, se me ha pasado todo”, afirma Pajares.

El instructor se comunicaba con Javier tocándole la mano, como habitualmente proceden los que están con él. Lanzarse en paracaídas era uno de sus retos pendientes. “No he tenido miedo. Yo repito otra vez“, decía emocionado Javier tras saltar.

Javier comenzó a quedarse sordo a los 13 años y ciego a los 15. Eso le costó sufrir acoso en edad escolar. “Hablaban del sordo, se metían conmigo”, recuerda Pajares sobre los episodios de acoso escolar que sufrió.

Ante la adversidad se creció. El deporte le ayudó bastante, en concreto el montañismo. Ya ha escalado nueve picos de más de 4.000 metros de altura. Aunque no sin riesgo claro.”

La próxima aventura de Javier será ascender a la montaña más alta de Europa: el Elbrus de 5.640 metros.