El volcán Cumbre Vieja de La Palma en plena erupción

Comparte en redes sociales

Las autoridades han ordenado la evacuación de personas con movilidad reducida y de algunos animales

Sobre las 15:15 de este domingo se ha empezado a ver humo y lava en el volcán isleño.

 

 

 

En las últimas semanas, la actividad sísmica de la isla había ido aumentando paulatinamente. Este mismo domingo se han registrado varios terremotos, cada vez de magnitud más fuerte, según el Instituto Cartográfico Nacional (IGN). El más fuerte se ha registrado esta pasada madrugada, con una magnitud de 3,6 en la escala de Richter.

De hecho, los últimos temblores han provocado ya algunos desprendimientos en algunas laderas de la isla. El IGN, que monitoriza la situación, ha alertado este domingo que el volumen de magna bajo la corteza de la isla podría haber aumentado. Se calcula que podría haber hasta 11 millones de metros cúbicos de magma.

Ante esta situación, las autoridades mantienen el nivel de alerta por erupción volcánica y se han ordenado las primeras evacuaciones. Los primeros en necesitar asistencia serán las personas con movilidad limitada y los animales de algunas localidades del sur de la isla.

Se trata de medidas preventivas para que, en caso de erupción, las personas con mayor riesgo ya no estén en peligro. Si la situación se complicase, las autoridades podrían ordenar más desalojos.

Ya el sábado el Comité Científico del Plan Especial de Protección Civil y Atención de Emergencias por Riesgo Volcánico (Pevolca) lo alertaba. Avisaba en un comunicado que en las próximas horas podría aumentar la intensidad y frecuencia de los seísmos. Y que podría afectar incluso a las edificaciones y a las zonas montañosas del entorno de Puerto Naos.

Los senderos y pistas forestales de parte de la isla se han cerrado por orden de Cabildo. Las localidades más afectadas por los últimos temblores han sido Fuencaliente, El Paso, Los Llanos de Aridane y Villa de Mazo.

En total, desde la madrugada del viernes, se han detectado 25 000 terremotos en La Palma. Es un enjambre sísmico que ha aumentado significativamente la actividad en la isla y que hace prever que el volcán pueda entrar en erupción.

Los científicos ya han detectado una deformación de hasta 15 cm en el terreno de la isla. Creen que van a seguir en las próximas horas y no descartan otros cambios observables desde la superficie.

Entre esos cambios, por ejemplo, estarían los cambios anómalos de temperatura y el cambio del olor y el color del agua. También podría producirse un cambio en el comportamiento de los animales.
A la espera de ver cómo evoluciona la situación en La Palma, la Unidad Militar de Emergencias (UME) ya está en la zona. Se comenzará a evacuar a las personas que tengan movilidad reducida, así como a algunos animales. Se desconoce todavía si se les trasladará a otras zonas de la isla o a otras islas.
El Cabildo ha decidido cerrar los senderos y pistas forestales de los municipios más afectados. También se ha suspendido la jornada de caza menor en esos mismos municipios.

Además, se ha cerrado el Área Recreativa del Refugio del Pilar, el Centro de Caños de Fuego y el acceso a la Cueva de las Palomas. Tampoco se puede acceder al resto de cuevas y cavidades que se ubiquen en la zona de alerta.

La carretera LP-214, conocida como carretera de Los Brecitos, también se ha cortado al tráfico. Probablemente se deba a una liberalización de la vía para permitir la circulación de los vehículos de emergencia en caso de que sea necesario.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.