En la actual campaña de tomate se transportarán en torno a 2 millones de toneladas

Comparte en redes sociales

La Delegación del Gobierno mantendrá la intensidad en el control de los transportes de tomate durante la campaña de 2020. Los datos de la Guardia Civil de Tráfico señalan un descenso en los vehículos denunciados, pero un incremento en las sanciones impuestas.

La Delegación del Gobierno en Extremadura ha dirigido este miércoles de forma telemática una reunión  en la que se ha abordado con todos los sectores implicados la próxima campaña de transporte del tomate por carretera. La reunión se ha centrado en analizar el cumplimiento de la normativa que regula el transporte de mercancías por carretera y específicamente, en uno de sus apartados, el transporte del tomate; normativa que fue modificada en 2017 y que ya ha sido aplicada en los dos últimos años.

La campaña se iniciará en la última semana de julio y se extenderá hasta finales del mes de septiembre. Durante estas fechas se transportarán por las carreteras de Extremadura en torno a 2 millones de toneladas de tomate, lo que va a suponer que se realicen alrededor de 200.00 desplazamientos entre las explotaciones agrarias y las empresas transformadoras, por lo que es necesario establecer un control sobre los vehículos que realizan este transporte para evitar que la pérdida de la carga o el derrame de líquido, fundamentalmente, puedan ocasionar incidentes en el tráfico.

En datos globales se ha registrado un ligero descenso en el número de incidentes de tráfico ocasionados por el transporte de tomate en 2019 con respecto a la campaña anterior; pasando de 74 a 71 incidencias. La cantidad de material retirado de las calzadas ha sido también  menor que en la campaña de 2018. La mayoría de estas incidencias se produjeron en la N-5 y en el A-5, aunque también en la A-58 y en la N-521, carreteras en las que se comenzaron a detectar incidentes en la campaña de 2018 y que se han mantenido en la pasada, por lo que ya se encuentran entre las zonas controladas con especial interés en la campaña 2020.

Durante la campaña pasada, 2019,  se inspeccionaron 1.178 vehículos  y se pusieron 526 denuncias a 231 vehículos. Estos datos indican que han disminuido los vehículos sancionados, pero que se ha incrementado el número total de denuncias ya que en ocasiones los vehículos sancionados incumplían varios apartados de la normativa tanto en el caso de las específicas para el transporte del tomate, como en las relativas a las condiciones generales de los vehículos de transportes de mercancías, como el estado de los neumáticos, el exceso de horas de conducción o la minoración de los tiempos de descanso de los conductores.

En este apartado, la DGT recomienda mucha prudencia y precaución en la carretera para evitar posibles accidentes y el Sector de Tráfico de la Guardia Civil recordó la obligatoriedad del uso de mascarilla para los transportistas en el caso de que sean inspeccionados o parados en alguno de los controles realizados en el marco de la campaña.

En cualquier caso, desde la Delegación se puso hoy en valor la concienciación positiva apreciada en los últimos años entre productores y transportistas en lo que se refiere a la adopción de medidas para mejorar la seguridad de estos transportes.

Asimismo, para la delegada del Gobierno, Yolanda García Seco, es destacable además el descenso de infracciones referidas a la disposición de la carga en los vehículos o el exceso de peso, “lo que  quiere decir que el sector ha tomado conciencia de los riesgos que supone para la circulación del resto de conductores no adoptar las medidas adecuadas; pero no hay que bajar la guardia”.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta