España rinde homenaje a las víctimas de la pandemia en un sentido acto social histórico

Comparte en redes sociales

Los Reyes Felipe VI y Letizia, acompañados por sus hijas, han llegado pocos minutos después de las 8.40 al Palacio Real para presidir la ceremonia de Estado, de carácter civil, por las víctimas de la pandemia de COVID-19, un acto solemne en el que han participado todos los poderes del Estado, un centenar de víctimas y familiares de fallecidos y representantes internacionales. El Gobierno ha diseñado una ceremonia de Estado este jueves de carácter civil, para la que no hay precedentes. Al acto han acudido todos los partidos políticos excepto de Vox, que declinó asistir tras considerar que ha habido 50.000 víctimas y no solo 28.000 y que no está dispuesto a «consolidar» el Gobierno de Pedro Sánchez «ni sus mentiras».

 

El inicio del acto, diseñado por el Palacio de la Moncloa, ha seguido el guion previsto con la llegada de las autoridades, del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y de todo el Ejecutivo al completo.

El rey ha resaltado durante su discurso que España ha dado «una lección de inmenso valor» y de espíritu de superación durante la pandemia y ha pedido actuar unidos, desde «el respeto y el entendimiento», para poder mirar el futuro con «confianza y esperanza».

Felipe VI ha hecho este llamamiento en el homenaje civil a las víctimas de la pandemia en el Patio de la Armería del Palacio Real, en el que ha asegurado a los familiares de los más de 28.000 fallecidos que «no están solos en su dolor» y que la ciudadanía «no los olvidará nunca».

«Esa deuda moral y ese deber cívico nos obligan y comprometen a todos. Pongamos juntos, pongamos unidos toda nuestra voluntad, nuestra capacidad, todo nuestro saber, todo nuestro esfuerzo y empeño para poder mirar hacia el futuro con confianza y con esperanza. Y hagámoslo desde el respeto y el entendimiento», ha animado el monarca ante los representantes institucionales que asisten al acto.

El jefe del Ejecutivo ha recibido a los Reyes en el Patrio del Príncipe y a continuación han saludado a las autoridades principales en el Zaguán de Embajadores. Entre ellos se encontraban todos los poderes del Estado, el presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) y representantes de organizaciones internacionales: el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom; el de la OTAN, Jens Stoltenberg y el secretario general de la OMT, Zurab Pololikashvili.

Don Felipe y Doña Letizia también han saludado a los miembros del Gobierno –el Rey se ha detenido unos segundos con el ministro de Sanidad, Salvador Illa–, los presidentes autonómicos y expresidentes del Gobierno, entre los que solo ha faltado Felipe González.

Todos los miembros del Ejecutivo, con Pedro Sánchez al frente, están presentes, además de los presidentes de las principales instituciones y los de todas las comunidades y ciudades autónomas. Hay representantes de todos los partidos políticos salvo Vox y también participarán los expresidentes del Gobierno español, salvo Felipe González, quien se ha excusado por imposibilidad de desplazarse.

Entre los invitados extranjeros figuran los máximos dirigentes de la UE: el presidente del Parlamento Europeo David Sassoli, del Consejo Europeo Charles Michel, de la Comisión Europea Ursula von der Leyen, y el alto representante de Política Exterior de la UE, Josep Borrell. Estarán asimismo el secretario general de la Organización Mundial de Turismo Zurab Pololikashvili, el director general de la OMS Tedros Adhanom Ghebreyesus y el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg.

Los Reyes ha presidido la ceremonia junto con la bandera nacional, las de las 17 comunidades autónomas y las dos ciudades autónomas, así como las de la UE, la ONU y la OTAN.

En el centro de la plaza se ha instalado un pebetero con una llama que recordará la memoria de las víctimas y, en torno al pebetero, se sitúan de manera circular, en círculos concéntricos y guardando la distancia de seguridad, las autoridades y los invitados.

Este acto se celebra diez días después del funeral organizado por la Conferencia Episcopal en la catedral de Santa María la Real de la Almudena de Madrid al que acudieron los reyes, sus hijas y los representantes de las principales instituciones del Estado. En nombre del Gobierno estuvo presente su vicepresidenta primera, Carmen Calvo, en una jornada en la que Pedro Sánchez tuvo un viaje oficial a Lisboa.

Además, el Consejo de Ministros concederá medallas al Mérito Civil a título póstumo a los profesionales que han muerto combatiendo la pandemia, en particular sanitarios y miembros de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad, un reconocimiento pormenorizado para el que también ha pedido listados a las comunidades autónomas.

‘Plantón’ de Vox

La imagen de unidad política en este homenaje civil no será completa al anunciar Vox que no acudirá al acto al considerar que ha habido 50.000 víctimas y no solo 28.000, y el partido no está dispuesto a «consolidar» el Gobierno de Pedro Sánchez «ni sus mentiras». Así lo ha expresado la portavoz de Vox en el Parlamento regional madrileño, Rocío Monasterio, tras una visita a un centro de menores extranjeros no acompañados (MENA).

«Vox no irá porque lo primero que defiende es que Sánchez cuente la verdad; que ha habido 50.000 fallecidos por la pandemia», ha dicho Monasterio. La portavoz ha afirmado que «no se puede hacer un funeral por 28.000 fallecidos y dejar el resto, porque también tienen familias y necesitan que se cuente la verdad».

«Sánchez quiere ocultar su gestión pésima, criminal y negligente» de la pandemia», ha dicho Monasterio, y ha añadido que el Gobierno de España ha sido «de los que peor han gestionado la crisis del coronavirus».


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta