ETERNO KIMI. FANTÁSTICO SUPERMAX.

Raikkonen vuelve a la victoria cinco años después. Vettel volvió a fallar pero Hamilton no remató el mundial.

0
37

Gran Premio de los EE. UU de F1, 2018. Circuito de las Américas, Austin, Texas.

Sebastian Vettel ni está ni se le espera. Debido a sus torpezas, traía al Gran Premio de EE.UU. un lastre de tres puestos de sanción en la clasificación. Intentó reivindicarse haciendo el mejor tiempo pero Hamilton le birló la pole una vez más. Seb fue segundo, lo que le retrasaba al quinto, y Kimi que hizo tercero subía un puesto. Por detrás lo de siempre exceptuando a Max Vertappen que partiría en el puesto 18 debido a la sustitución de la caja de cambios de su Red Bull, rota en la Q2.

Se apaga el semáforo y Hamilton se tira a por Kimi para taponarle en la terrible frenada de la primera curva. Kimi no cede, le gana el sitio al inglés y sale primero del lance.

Seguimos en la primera vuelta. Tras la enlazadas, Vettel se cuela un poco y Ricciardo mete por dentro su Red Bull. Seb acepta la pelea, llegan en paralelo a la siguiente curva, tocando ambos bólidos sus neumáticos. Vettel trompea y pierde muchos puestos. Todo fue culpa del alemán de Ferrari. Primero por colarse y después por aceptar el duelo contra un buen coche y un buen piloto que cambia de equipo  el año que viene y no tiene nada que perder, estando su compañero por delante de Hamilton. Con que se hubiera esperado un par de vueltas para poder usar el DRS le hubiera bastado para realizar un adelantamiento limpio. Pero Vettel lleva todo el año gestionando mal la presión lo que le lleva a tomar malas decisiones en carrera.

Vettel trompeando.

A Fernando Alonso se lo llevo puesto Lance Stroll. Fernando se quejó al final de la carrera del mal nivel de ciertos pilotos. Tiene razón (no olvidemos que Stroll corre porque paga para hacerlo) pero también hay que reconocer que si saliera desde delante no le pasarían estas cosas. Y es culpa de McLaren y de él, en menor medida, que pilote un coche tan malo, tan petardo, tan… Volvamos al gran premio que me enciendo.

Accidente de Stroll y Alonso.

Vuelta 2 y Max Vertappen ya es noveno. Vettel decimotercero.

Vuelta 3 y la situación era: Raikkonen, Hamilton, Bottas, Ricciardo, Hulkenberg, Carlos Sainz, Ocon, Checo Pérez y Max. Gran salida de los Renault de Hulkenberg y Sainz.

En la vuelta 5, Verstappen ya había dado cuenta de los dos Force India y se colocaba séptimo.

Vuelta 9. El Red Bull de Ricciardo se para. Max ya había pasado a los Renault, lo que sumado a la avería de su compañero le situaba cuarto. Sainz iba sexto y Vettel tras el madrileño. Coche de seguridad virtual.

Y en este momento Mercedes la lía. No sé si para bien o para mal. No lo supe en el momento y tampoco lo veo claro horas después. Os lo cuento y sacad vuestras conclusiones. Lideraba Kimi seguido por Lewis. Pero el finlandés calzaba gomas más blandas de salida. Hamilton aguantaba con solvencia una distancia de unos dos segundos. O a lo mejor no era con tanta solvencia cómo parecía. Mandan entrar al garaje a Hamilton. En situación de coche de seguridad virtual, la pérdida de tiempo en el cambio de neumáticos es de 16 segundos en lugar de 20. Neumático duro para el inglés que se sitúa tras su compañero Bottas. Y se relanza la carrera.

Dos cosas claras. La primera que Hamilton tenía que realizar un segundo cambio porque era muy pronto para llegar al final con sus gomas y la segunda que lo que pretendía Mercedes era no arriesgar adelantando a Kimi en pista y jugarse una colisión. Sin embargo Hamilton empieza a tirar como un loco. Bottas le deja pasar y en nueve vueltas caza a Kimi. El finlandés consigue retener a Lewis un par de vueltas y en la 21 entra a cambiar sus ruedas. Kimi iba a una parada y Hamilton a dos. Como os he contado antes, en el Circuito de la Américas se pierden 20 segundos en cada cambios de zapatos.

De la vuelta 22 a la 30 se produce una lucha sin cuartel contra el cronómetro. Hamilton no conseguía distanciar a Kimi en más de 20 segundos. Además, un invitado inesperado se había unido a la fiesta por la victoria: Max Verstappen. El genio holandés caminaba tercero tras pasar a Bottas por táctica. Max había remontado la friolera de 15 posiciones y optaba a la victoria.

Vuelta 30 de las 56 del Gran Premio. Mandaba Hamilton, segundo Kimi y tras ellos Verstappen, Bottas y Vettel.

Hamilton empieza a perder su ventaja. El salvaje trabajo al que sometió a sus neumáticos duros para dar caza a Kimi provocó la aparición del “blistering” (ampollas) en los traseros. Lewis perdía más de un segundo por vuelta y en la 39 entra para hacer su segundo cambio de gomas. Sale cuarto.

Verstappen comienza a cazar a Kimi. Hamilton hace lo propio con Max y Vettel comienza a acechar a Bottas. Esta situación de carrera no le daba el mundial a Hamilton que debía adelantar a Verstappen y confiar que su compañero le cerrara las puertas a Vettel.

A 6 del final , los tres primeros rodaban en dos segundos y Bottas tenía a Vettel pegado a su alerón trasero. ¿Se atrevería Hamilton a adelantar a Max?

En la vuelta 54, Hamilton y Max luchan por la segunda posición. Emocionante. Max gana el duelo y Lewis da por bueno el tercero. Finalmente Vettel adelantó a Bottas a una vuelta del final. 

Ganó Kimi Raikkonen a sus 39 años. No lo hacía desde el 2.013. El hombre de hielo se bajó de su bólido como si tal cosa, atendió a la entrevista y se fue al podio. Gran despedida para el último campeón del mundo de Ferrari. SuperMax quedó segundo desde el puesto 18. Tremendo. A Hamilton solo le hace falta ser séptimo en el siguiente gran premio para ser campeón.

Próxima estación: México, este fin de semana.

Así quedó la carrera:

Así va el mundial de pilotos:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.