Fallece Eustaquio Becedas, el más importante de los cocineros de Extremadura

Comparte en redes sociales

Eustaquio Becedas Regidor, 90 años, ha fallecido en Cáceres, después de una vida prolífica de trabajo y dedicación a lo que fuera su vocación, que ejerció con muy buen hacer durante toda su carrera, variada, intensa y sobre todo muy prestigiosa, no en vano recorrió muchos países  llevando la vitola del trabajo bien hecho, la calidad y el savoir faire en los fogones, muchos de los cuales pisó y dominó en los más prestigiosos restaurantes del mundo, entre ellos el Hotel Ritz de Madrid, donde tantos años ejerció de jefe de cocina, así como  en los hoteles Continental de San Sebastián  y Grand Spa de Bristol.

Hombre afable y culto donde los hubiera, Tachi Becedas, que es como le llamábamos los familiares y amigos, ejerció de bon vivant de la gastronomía y supo divulgar por todas las partes donde fue requerido, que la cocina es un arte, que él dominaba, basada en la cultura de los pueblos, con el indispensable toque de autor.

De conversación culta y entrañable, con sencilla pedagogía, a Tachi no le importaba dar a conocer los diversos intríngulis, los trucos que son necesarios para realizar desde un sencillo guiso hasta el postre más sofisticado, algo que él dominaba. La decoración  fue una de su características principales, amén del exquisito sabor que por su buen hacer destilaba de cualquier  plato que él elaboraba.

Tachi era tan sencillo que su plato favorito era el bacalao con patatas a la importancia y era feliz con un buen pincho de tortilla o una piriñaca de tomates al uso. Asimismo, fue muy viajero, por trabajo fundamentalmente y por doquiera que iba, demostraba sus vastos conocimientos culinarios, siendo muy premiado ” no recuerdo ni cuantos premios me han dado”, solía decir, por su indudables méritos profesionales y gastronómicos. Tachi decía que para cocinar bien hay que tener, sobre todo, imaginación y gusto por lo que se elabora.

Nacido en Baños de Montemayor, en diciembre de 1930, había cumplido 90 años y desde que se jubiló en 1991,  vivía en la calle Argentina de Cáceres con su esposa María, fiel e inseparable compañera. Una vez instalado en la capital cacereña, como ser inquieto que era, participó en toda actividad que fue requerido, siempre con su sonrisa a cuestas y la amabilidad y sabiduría a raudales. Fue uno de los fundadores de la Asociación de Cocineros y Reposteros de Extremadura, en la que ejerció de presidente durante 6 años y en la que ha seguido siendo presidente de honor y como colofón a toda una vida entre fogones escribió un maravilloso libro Apuntes y recetas de un cocinero, obra indispensable para conocer el trabajo y las vivencias de uno de los referentes de la gastronomía regional, siendo un clásico ” terriblemente moderno”, en la elaboración y presentación de los platos, y el cocinero más importante que ha dado hasta la fecha Extremadura.

 

 

 


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.