Felipe Gozález y Aznar, en contra de la Ley de Memoria Democrática

Comparte en redes sociales

El portavoz del PSOE en el Congreso, Héctor Gómez, ha defendido que la ley de Memoria Democrática «nace de un Gobierno progresista» y «no la escribe nadie desde otro grupo», en respuesta a las críticas formuladas por la derecha sobre el pacto suscrito con EH Bildu para salvar la aprobación de esta norma. Una ley que tampoco les ha gustado a los expresidentes del Gobierno, Felipe González y José María Aznar.

González ha trasladado este martes que no le «suena bien» el pacto del Gobierno con Bildu por el que la nueva Ley de Memoria reconocerá a las víctimas de violaciones de Derechos Humanos hasta 1983. Esto incluiría a quienes sufrieron torturas o fueron objeto de la llamada ‘guerra sucia’ contra ETA durante los cinco años posteriores a la aprobación de la Constitución y podría afectar a los GAL en el primer año de Gobierno de Felipe González, al que llegó en octubre de 1982.

Más crítico se ha mostrado Aznar, quien ha asegurado que «no puede haber dos lealtades» y ha considerado que «no puedes ser leal a la Constitución y a Bildu». «Se lo digo a este Gobierno, o se es leal a la Constitución o se es leal a Bildu», ha reiterado el expresidente durante el encuentro en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, de Santander, sobre el futuro de España.

Aznar ha considerado que la Constitución y la Transición son «los pilares del éxito» de España, pero ha subrayado «no se puede» defenderlas y aprobar esa ley. «Es un disparate, hecho por terroristas y pactado con terroristas», ha añadido el expresidente.

Sobre esa futura ley, Aznar ha apuntado que «es bastante más importante» la situación económica del país que «no poner en cuestión la transición democrática». «Cuando un Gobierno como el actual pacta con el grupo que representa al terrorismo y que ha sido un grupo terrorista, para que se investiguen crímenes cinco años después de aprobarse la Constitución, en la época de los antecesores del propio Gobierno actual, eso significa tener la casa muy en desorden», ha considerado Aznar.

Por su parte, el PSOE ha reivindicado que la ley de Memoria Democrática «nace de un Gobierno progresista» y «no la escribe nadie desde otro grupo». «Es una iniciativa progresista, no la escribe nadie desde otro grupo parlamentario. Hay (enmiendas) transaccionales, aspectos concretos que se negocian con otros grupos y que mejoran la ley, pero el objetivo inicialmente planteado con la ley de memoria se cumple», ha dicho Héctor Gómez en una rueda en el Congreso.

El pacto suscrito con EH Bildu permitió al Gobierno salvar la ley de Memoria Democrática, al garantizar los apoyos suficientes en la votación del dictamen el pasado lunes en la Comisión Constitucional del Congreso y, posteriormente, en la votación de la norma en el pleno del 14 de julio.

Y es tanto el pacto en sí con EH Bildu como la enmienda pactada para investigar vulneraciones de derechos humanos en los primeros años de la democracia, incluyendo parte del Gobierno de González y el inicio de los GAL lo que más ha molestado a la derecha.

El líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, ha afeado al Gobierno de Pedro Sánchez que haya pactado la ley de Memoria Democrática con aquellos que «jalearon, participaron, militaron y compartieron o encubrieron a ETA» cuando se cumple el 25 aniversario del asesinato del concejal popular Miguel Ángel Blanco.

Por su parte, el presidente de Vox, Santiago Abascal, ha denunciado que la ley busca imponer un relato «maniqueo y falaz» y ha dudado de que ayude a la reconciliación cuando ha sido pactada con EH Bildu y «presenta a los etarras como víctimas y luchadores por la democracia».

Muy crítico, el portavoz de Ciudadanos en el Congreso, Edmundo Bal, ha dicho que la ley sale adelante «gracias al pacto con los herederos de ETA«, algo que ha calificado de «inmoral y repugnante», y estudiará vulneraciones a derechos humanos en «el proceso modélico de la Transición». «Ayer el PSOE arruinó su imagen y fama: de ser un partido sensato, que fue capaz de pactar con diferentes para una España mejor, y ayer apostó por una España peor. Hoy Arnaldo Otegui esta brindando con cava«, ha añadido.

El secretario general de Unidas Podemos, Jaume Asens, ha sostenido que «no es Bildu quien reescribe la Transición», ya que «la historia está ahí y todo el mundo la conoce».

Además de EH Bildu, la ley cuenta con el apoyo de otros socios parlamentarios del Gobierno como el PNV, Más País o PdeCAT, cuyo portavoz parlamentario, Ferran Bel, ha reconocido que la norma no contiene todo lo que querían pero es en su opinión «un avance importante».

Otros grupos como ERC y Junts se abstuvieron en la votación del dictamen en la comisión para no obstaculizar la tramitación parlamentaria de una ley que consideran insuficiente.

También cree que es insuficiente la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH), que este martes ha organizado un acto de protesta frente al Congreso, donde ha registrado además un escrito con diez medidas para tratar de mejorar la ley en lo que queda de tramitación parlamentaria, incluyendo la votación definitiva en el Senado en septiembre.

El presidente de la asociación, Emilio Silva, ha criticado que el dictamen aprobado en el Congreso no hable de «verdugos» y que no derogue la ley de amnistía, entre otros asuntos, y ha pedido una equiparación entre las víctimas franquistas y las del terrorismo.

Vía republica.com


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta