Garamendi, CEOE, exige al Gobierno que cifre la subida de sueldo a los funcionarios y que pacte otra reforma de pensiones

Comparte en redes sociales

El presidente de la gran patronal CEOE, Antonio Garamendi, ha lanzado hoy varios mensajes al Gobierno y también algún otro en clave interna para su organización. La primera receptora de estos mensajes ha sido la vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, por su reciente anuncio de su intención de promover un incremento de 10 puntos en el impuesto de sociedades a las grandes eléctricas. «Cuidado con esos anuncios (…) y cuidado con ordeñar en exceso a la vaca», ha advertido Garamendi, para acto seguido sugerir que si el Gobierno lleva a cabo determinados planes de subidas de impuestos «llega un momento en el que las decisiones (empresariales) se toman globalmente», sugiriendo posibles deslocalizaciones como consecuencia de dichas decisiones.

Estas advertencias han llegado después de que el líder patronal haya elogiado el anuncio del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de hoy sobre la bajada del IVA eléctrico del 10% al 5%, «lo que demuestra que sí se pueden bajar los impuestos», ha reiterado Garamendi.

El líder patronal, que ha repasado la actual situación de la economía española, repleta de dificultades y decisiones gubernamentales erróneas, según su análisis, ha lanzado otro rejón al titular de Seguridad Social, José Luis Escrivá, quien recientemente puso en duda los informes del Banco de España sobre las pensiones, tildándolos de «poco sofisticados» entre otras cosas. En ese sentido, defendió la lealtad de los empresarios instituciones como el Banco de España o la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef), quienes dijo; «tienen todo mi apoyo» porque, según explicó, los ataques del Gobierno provienen de que estos organismos «dicen las cosas con independencia».

Garamendi se refería a que tanto el Banco de España como la Airef han dicho recientemente que el Gobierno debería diseñar ya, cuanto antes, un plan de consolidación fiscal para el medio y largo plazo, entre otras cosas, para dar confianza a los mercados, algo que también ha defendido el líder empresarial. «Hay que saber qué hacer, sin que el primo de Zumosol (en referencia al Banco Central Europeo) nos eche un amano, porque desgraciadamente, el zumo se está acabando», ha ironizado el líder de los empresarios.

Llegados a ese punto, el presidente de CEOE ha hablado también sobre el «mal llamado pacto de rentas» sobre el que ha explicado que en la parte de las negociaciones entre empresarios y sindicatos para llegar a un acuerdo salarial en el marco de la negociación colectiva, lo que hizo «descarrillar el pacto» fue la exigencia de CC OO y UGT de incluir en todos los convenios la cláusula de garantía salarial, que supone que aunque se pacte un 3% de salario, si el IPC al fin de año es de un 8%, los salarios deben subir hasta ese dígito.

«No decimos que no se suban los salarios sino que no se indexen con el IPC, que lo suban los sectores y empresas que puedan hacerlo; porque lo que no podemos es dejar a la economía sin ser competitiva, ya que eso solo conlleva pobreza», ha explicado Garamendi, quien ha insistido en que los empresarios no se levantaron de la mesa de negociación y que siguen negociando en más de 4.000 convenios abiertos.

Dicho esto, ha reprochado que el Gobierno no haga su aportación a ese pacto de rentas con la parte que le tocaría: los sueldos de los empleados públicos y la revalorización de las pensiones. Así, ha exigido al Ejecutivo «que diga ya, sin esperar a fin de año, cuánto va a subir el sueldo a los funcionarios, porque eso sería también una referencia para nosotros».

En cuanto a la reforma de pensiones, Garamendi quiso precisar que los empresarios dieron su apoyo a la primera fase, que incluía una revalorización de las prestaciones con el IPC medio anual, «a cambio de que se mantuviera el factor de sostenibilidad, aunque se le cambiara el nombre». Si embargo, el presidente patronal ha sugerido que el Gobierno no cumplió este compromiso al crear un mecanismo de equidad intergeneracional que, para Garmendi, «se limita a subir un 0,6% las cotizaciones sociales, y eso no es un factor de sostenibilidad».

Por ello, ha instado al Gobierno a «sentarse con los actuarios» para reformular la reforma de pensiones. «No queremos que no suban las pensiones más bajas, pero para que todos cobren lo que no queremos es que quiebre el sistema», ha concluido.

Y, finalmente, en clave interna de CEOE, Garamendi ha explicado a sus asociados, entre los que no faltan quienes consideran que la patronal ha firmado demasiados acuerdos con el Gobierno, especialmente en materia de salario mínimo. A ellos les ha dicho «seguiremos en el diálogo social, que es la mejor infraestructura de este país; hemos firmado 15 acuerdos cuando ha tocado, pero cuando no, no los firmamos y explicamos porqué, pero seguimos negociando, porque nosotros de la mesa nunca nos vamos a levantar», ha concluido.

Vía CINCO DÍAS


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.