INJUSTA SITUACIÓN DE LA SANIDAD PÚBLICA EN PLASENCIA

Comparte en redes sociales

En una entrada de hace un tiempo en este mismo blog dábamos cuenta del lamentable estado en que se encontraba la sanidad pública en el área de salud de Plasencia.

En esta área de salud y en su hospital principal han sucedido episodios esperpénticos. Continuada falta de especialistas de diversas áreas; varios, creo que 6, quirófanos cerrados e inoperantes durante años por problemas administrativos. En fin, un cúmulo de adversidades de difícil explicación.

Es sabido que Plasencia queda muy lejos de Mérida y de los jerarcas del SES que allí moran y deciden, y que el problema viene de lejos, pero es que la situación actual de la sanidad pública en el área de salud placentina roza la desvergüenza y muestra la desigualdad existente entre extremeños en la prestación de un fundamental servicio como es la sanidad.

He examinado los datos de la Memoria de la Defensora de los Usuarios del Sistema Sanitario Público de Extremadura del año 2020 (último publicado) y lo que ocurre en el área de salud de Plasencia es sencillamente injusto a fuer de vergonzoso.

Veamos la penosa situación que viven los placentinos y los habitantes de su área de salud con datos oficiales.

Examinaremos los aspectos más importantes y decisivos para la atención a los pacientes que son las listas de espera quirúrgicas y el tiempo de espera para primera consulta con especialista.

El tiempo de espera quirúrgica en el área de salud de Plasencia es de 246,78 días el máximo de Extremadura, seguida por el área de salud de Cáceres con 228,06 días ambas muy por encima de los 180 días que se considera el máximo de espera. En el área de Mérida la capitalidad autonómica el tiempo de espera es de 81,49 días. Quiere decirse que un enfermo del área de salud de Plasencia tarda un tiempo en ser atendido 3 veces mayor que uno del área de salud de la capital autonómica.

Si examinamos la ratio número de pacientes en espera quirúrgica por 1.000 habitantes Plasencia vuelve a ocupar el primer lugar con un valor de 39,62 seguida otra vez de Cáceres con 38,88. Para la capital autonómica este valor es de 12,18. Esta ratio es 3,25 veces superior en la capital del Jerte que en Mérida.

Como dato vergonzante aquí tienen los tiempos de espera de algunas especialidades quirúrgicas en Plasencia extraídos de la Memoria que estamos analizando:

  • Hiperplasia Benigna Próstata, 855,71 días.
  • Hernia inguinal/crural, 609,98 días.
  • Sinuspilonidal, 599,22 días.
  • Túnel carpiano, 584 días.
  • Prótesis de cadera, 571 días.

En cuanto a pacientes en espera para primera consulta de especialista, Plasencia con 87 pacientes por cada 1.000 habitantes es la que presenta mayor número de enfermos en espera seguida de Don Benito-Villanueva, con 77 pacientes por cada 1.000 habitantes. Mérida presenta un valor de 20 para este índice. Esta ratio es 4,35 veces mayor en Plasencia que en Mérida.

Plasencia lidera una vez más la clasificación con 191,5 días de espera media para una primera consulta con especialista. La sigue el área de Don Benito – Villanueva con 176,53 días de espera. Ambas exceden ampliamente el período máximo de 60 días recogido en la Ley 1/2005 de tiempos de respuesta en la atención sanitaria especializada en el Sistema Sanitario Público de Extremadura. La capital autonómica presenta un valor de 38,01 días, el más bajo de Extremadura. En este aspecto un enfermo placentino tarda 5 veces más en ser atendido que uno emeritense.

Como se ve hay una absoluta desigualdad entre los tiempos de atención a los pacientes según pertenezcan a una u otra área de salud de Extremadura, siendo el caso placentino especialmente grave. Parece que a los jerarcas del SES y de la Consejería en Mérida les importa un pimiento lo que ocurre en Plasencia. No así lo que ocurre en el área de Mérida que tiene un trato privilegiado.

Creo que sería urgente que el SES lleve a cabo una serie de acciones en el área de salud de Plasencia, para revitalizar su hospital y sus centros de salud, de modo que el paciente de dicha área reciba al menos el mismo trato que la media del resto de áreas de salud extremeñas.

Es una injusticia social lo que está ocurriendo en el área placentina y han de tomarse medidas inmediatas para corregir estos despropósitos que se están padeciendo en Plasencia y su área sanitaria.

Me llama la atención la paciencia del alcalde de Plasencia y de los del área de salud consintiendo esta desigual situación de sus ciudadanos que están discriminados del resto de extremeños. Es inexplicable este grado de resignación y poca reivindicación para mejorar la situación. Deberían recordar el conocido refrán que dice: El que no llora, no mama.

Los jerarcas del SES no deberían olvidar que los pacientes del área de salud placentina pagan los mismos impuestos que los del resto de Extremadura y en consecuencia deberían recibir un tratamiento similar. Este gobierno autonómico que tanto lucha por la igualdad debería hacérselo mirar. Y actuar en consecuencia.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.