La lince Estela pare, al menos, un cachorro en el Centro de Granadilla

Comparte en redes sociales

Según ha informado hoy el Programa de Conservación Ex-situ del lince ibérico, el pasado día 21 a las 10:28 horas “Estela” se encamó entre una zarza situada en una esquina del recinto donde se encuentra, justo en un punto en el que no es posible observarla con las cámaras de la instalación.

Desde ese momento no se la vio salir de esa esquina hasta dos días después, el 23 de marzo a las 13:40 horas, cuando salió para comer sólo unos minutos.

El día 20 había pasado mucho rato también encamada en el mismo lugar,pero se estima como día del parto el 21 por la mañana debido al comportamiento observado.

En días posteriores la actividad de “Estela” ha sido la misma: ha salido de entre la zarza sólo por cortos periodos de tiempo para comer, beber y hacer sus necesidades.

En una ocasión se ha podido vislumbrar desde cámaras al menos a un cachorro vivo pero, debido a que la visibilidad es prácticamente nula, no es posible confirmar aún el número de cachorros ni el estado en que puedan encontrarse, han explicado los técnicos.

Tras una semana desde el parto “Estela” ha soportado lluvia, granizo, viento e incluso nieve pero, aún así, no ha abandonado su lugar de encame.

Se trata del cuarto parto que se produce en el centro cacereño en el marco de la temporada de cría de 2017, tras los que han protagonizado “Haima”, que parió a dos cachorros; “Juno”, con cuatro; y “Hechicera”, con tres.

En estos casos las madres “están atendiendo perfectamente a los cachorros”, han destacado los técnicos del programa.

El Programa de Conservación Ex-situ del lince ibérico para la temporada de cría de 2017 ha establecido un total de 23 parejas, igual que el año pasado, repartidas en los cinco centros de cría en cautividad adscritos al proyecto y ubicados en España y Portugal.

Del total de las parejas, 5 de ellas se han formado en el centro de Zarza de Granadilla (Cáceres), 5 en El Acebuche (Huelva), 1 en el Zoobotánico de Jerez (Cádiz), 6 en La Olivilla (Jaén) y 6 en el centro de Silves (Portugal).

Si se tiene en cuenta los parámetros reproductivos registrados en el programa hasta la fecha (2005-2016) se estima obtener una cifra comprendida entre los 29 y 41 cachorros.

Al igual que años anteriores, la mayor parte de los ejemplares que nazcan en 2017 serán preparados para su liberación en el medio natural y el resto pasarán a formar parte del “stock” reproductivo del programa de cría con el objetivo de mantener una adecuada diversidad genética y un adecuado equilibrio demográfico.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.