El sector de las apuestas deportivas está creciendo a pasos agigantados, y gran parte de culpa la tiene la publicidad que se realiza por parte de los medios digitales y físicos. Una publicidad que está superando los límites y fomentando entre todos los españoles una adicción que puede resultar muy peligrosa.

Sin control, sin limites

No hay más que ver un partido de fútbol. En televisión, más de 5 casas de apuestas se anuncian, una tras otra, en los minutos previos. Sea con un anuncio publicitario, o a través del medio que se encargue de la retransmisión. En la mayoría de los casos, sólo se incita al juego y a apostar, sin tener en cuenta los riesgos o sin ni siquiera mencionarlos. Son muchas las que se anuncian, aunque principalmente los gigantes del sector como bet365, Codere, Bwin, William Hill… Mientras que otras que han comenzado su andadura en el sector y cuyo origen es 100% español, como Pastón, tienen complicado competir con los gigantes del sector, que tienen prácticamente un monopolio.

En la radio, más de lo mismo, mientras que, en los estadios, las casas de apuestas están acaparando todas las miradas. Inversiones millonarias a cambio de ser patrocinadores oficiales de un equipo de fútbol o de aparecer en las principales pantallas o vallas publicitarias de los estadios.

Las casas de apuestas tampoco realizan ningún tipo de control sobre los usuarios. Cualquiera puede crearse una cuenta, depositar, y apostar en tan sólo unos minutos. No hay límite de pérdidas, pero sí de ganancias.

No se habla de los riesgos

Otro de los aspectos peligrosos del mundo de las apuestas deportivas, sobre todo en lo referente a la publicidad, es que nunca se habla de los riesgos. Los riesgos de un juego de azar, que crea adicción, y que puede arruinar muchas vidas.

En numerosas ocasiones hemos visto campañas de publicidad relacionadas con ganar dinero, así como casos de apuestas combinadas imposibles que salen, todo con el mismo fin: incitar al juego. Pero, nunca se han leído casos reales de gente que ha visto sus vidas arruinadas, o tampoco se menciona el hecho de que, según estudios de la DGOJ, más del 90% de los usuarios pierden dinero con las apuestas deportivas.

Hay que tener siempre muy presentes los riesgos de este juego, ya que puede ser muy peligroso. En todo momento se debe ser totalmente consciente de lo que se está haciendo, y las cantidades que se están apostando. Entre los jugadores, hay un consejo muy popular que consiste en nunca apostar más de lo que se esté dispuesto a perder. Las cantidades apostadas son clave para mantener la calma y no dejarse llevar por la situación.

También hay que ser plenamente consciente de que es un juego, y debe tomarse como tal. No se puede vivir de las apuestas deportivas, ni hacerse rico. Deben tomarse como un hobbie, algo que aporte diversión o interés a los partidos, como lo es la Quiniela o la lotería, por ejemplo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.