La rehabilitación energética en los edificios y la movilidad sostenible son piezas claves para acelerar la necesaria y urgente transición energética

Comparte en redes sociales

El Consorcio Agencia Extremeña de la Energía (AGENEX) ha celebrado este miércoles en Badajoz la Jornada ‘Transición Energética en Extremadura: Transporte y Edificación’, con motivo de la finalización de los proyectos europeos CISMOB Y FINERPOL.

Durante su celebración se ha puesto de relieve la urgente necesidad de actuar sobre el sector de la edificación, fundamentalmente en climatización y agua caliente sanitaria (ACS) y en una movilidad sostenible para avanzar hacia una transición energética más eficaz.

Según ha explicado el director de Agenex, Cosme Segador, más de la mitad de los 400.000 edificios registrados en la región (unas 660.000 viviendas) fueron construidos antes de 1980, esto es, antes de la normativa que obliga a aislar las fachadas.

Por ello, calentar y enfriar los hogares y todo tipo de edificación sigue siendo costoso, suponiendo más del 60% de la demanda de suministro de energía. En ese sentido, ha insistido en las medidas que se pueden implementar en el sector de la edificación para reducir estos consumos, como es el aislamiento del edificio, que evita la pérdida de calor y frío, o las instalaciones de autoconsumo fotovoltaico para generar electricidad.

“Si los edificios están bien aislados, no pierden energía y consumirán menos, y si tiene una instalación renovable para producir la electricidad que necesita, no sólo se reducirá el consumo energético sino también se pagará menos por la energía consumida”.

Por su parte, la Junta de Extremadura está incentivando estas medidas de ahorro y eficiencia. Actualmente están abiertas líneas de ayudas para rehabilitación energética en viviendas, y en especial las instalaciones de autoconsumo en pymes y particulares así como ayudas para adquisición vehículos eléctricos y la instalación de puntos de recarga que forman parte de la a Estrategia Regional para el Impulso al vehículo eléctrico con horizonte en 2030.

La clausura de la jornada ha estado a cargo del director general de Industria, Energía y Minas, Samuel Ruiz, quien ha destacado que “la transición hacia un modelo energético limpio es hoy más urgente que nunca, un modelo renovable que nos ayude a combatir el cambio climático, que contribuya a fomentar el crecimiento sostenible de nuestra economía y a desarrollar la autosuficiencia energética”.

Explicaba además que “acelerar la inversión en tecnologías limpias y eficientes puede ser el núcleo de la solución para la descarbonización de la economía, para contribuir a la independencia energética y para ofrecer estabilidad en los precios en el complicado escenario energético que vivimos, además de contribuir al cuidado del medio ambiente”.

Concluía el director general asegurando que “la sostenibilidad económica está directamente unida a la sostenibilidad del sistema energético” y por ello desde Extremadura se trabaja ya en la transformación energética hacia un sistema energético más inclusivo y seguro que proporcione soluciones al tiempo que crea valor para nuestras empresas y la sociedad extremeña en su conjunto.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta