Las deficiencias nutricionales más comunes entre la población española

Comparte en redes sociales

El cuerpo necesita de nutrientes esenciales (vitaminas y minerales) para desarrollarse adecuadamente y prevenir ciertas enfermedades. Sin embargo, estas sustancias no se producen naturalmente en el organismo y, por tanto, deben obtenerse a través de la dieta.

A veces, el cuerpo no puede absorber ciertos nutrientes incluso si los está consumiendo, pero muchas veces las personas no cumplen las recomendaciones adecuadas para seguir una alimentación saludable y esto provoca deficiencias nutricionales.

Según la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN), en España, el 80 % de la población tiene serias carencias alimentarias que pueden conducir a problemas de salud, como problemas de digestión, anemia, trastornos de la piel, crecimiento ósea atrofiado e incluso demencia.

HIERRO

Su deficiencia es ampliamente reconocida como una epidemia de salud pública. La Organización Mundial de la Salud indica que el 25 % de la población mundial tiene carencia de este nutriente. En España, el 20 % de las mujeres en edad fértil padece anemia por carencia de hierro.

Según Sundt, portal nutricional, el hierro influye en la producción de glóbulos rojos que transportan oxígeno a diferentes partes del cuerpo. Aquellos que sufren una deficiencia de este micronutriente deben seguir una dieta diversificada y variada que incluya verduras de hoja verde oscura, carnes rojas y yemas de huevo. En otros casos, tomar suplementos vitamínicos que deben ser contrastados con un diagnóstico médico.

Los suplementos de hierro se utilizan con mayor frecuencia para personas con anemia, un trastorno sanguíneo que provoca fatiga, debilidad y otros síntomas. La dosis más alta recomendable para adultos y niños de 14 años en adelante, es de 45 mg al día. Los menores de 14 años no deben tomar más de 40 mg diarios.

VITAMINA D

Según la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), el 40 % de la población española menor de 65 años tiene deficiencia de vitamina D y hasta un 80-100 % de individuos mayores de 65 años tiene niveles menores a 20 ng/ml de este nutriente.

La vitamina D se encuentra en alimentos como aceite de hígado de bacalao, pescados azules y huevos. Esta sustancia es esencial para la absorción de calcio, por tanto, promueve la salud ósea (crecimiento y mineralización de los huesos). Además, está involucrado en funciones del sistema digestivo, circulatorio y nervioso.

Respecto a la suplementación, de acuerdo con las recomendaciones de la Academia Nacional de Medicina de Estados Unidos, la ingesta diaria adecuada es 600-800 UI de vitamina D para adultos. Sin embargo, es importante establecer la supervisión de un profesional de la salud.

YODO

Según el Ministerio de Sanidad y AECOSAN, “el déficit de yodo se considera un problema sanitario grave en nuestro país, especialmente en mujeres en edad fértil”. La deficiencia de yodo oscila entre el 21 % y el 34 %, respectivamente.

El yodo es fundamental para la producción de hormona tiroidea. Este elementos se encuentra en productos como lácteos, mariscos, carnes, algunos panes y huevos.

 

 


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Digital Extremadura.
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios  Sered.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.